martes, 14 de diciembre de 2010

¡PESADEZ DE PALOMA!



El amante de los animales, Dusty Miller, no puede quitarse de encima a Squeaky, una paloma que no se separa de él después de que le salvó la vida.
(de Metro.co.uk)


El Sr. Miller, de 68 años, encontró al pichón de paloma en la puerta de su casa, aterido de frío, hace cinco semanas. Alimentó a Squeaky y, a medida que iba creciendo, se convirtió en su padre adoptivo. Hasta enseñó a volar al pichón en el jardín de su casa en Haverhill, Suffolk (GB).
Cuando el pichón ya se había convertido en paloma, Dusty pensó que era el momento de enviarla a conocer el mundo, así que la llevó a un parque cercano para soltarla.
Pero Squeaky se había acostumbrado tanto a Dusty como a su mujer Margaret, que voló directamente a la casa.
Ahora la paloma duerme en el salón y lo sigue a todas partes, incluso cuando va de compras.
Miller, abuelo de cuatro niños dice: “Le digo que se largue, pero siempre vuelve conmigo. Le encanta sentarse en mi cabeza”.



El gesto de abrir la boca para que la rata con alas le afloje una cagada, como se ve en la foto, me hace sospechar que el tal Miller es un masoquista o es que lleva fatal la senectud. La mejor manera de desprenderse del animalejo, si de verdad lo quiere hacer, es retorcerle el pescuezo y depositarlo en alguno de los cubos donde se lee "Orgánicos".

16 comentarios:

  1. Con el asco que me dan los voladores! puaj!

    ResponderEliminar
  2. Como dice Carolvs es PALOMO y hace lo propio de gente seria y agradecida. Otra cosa es que el señor ese lo tenga suelto. También los perros suelen ser de fidelidad y lealtades "caninas", pero nadie deja que se posen en la cabeza de uno.

    ResponderEliminar
  3. Una puta rata con alas, no diré más Bwana.

    ResponderEliminar
  4. Dª Ginebra:
    No me extraña nada su repulsión.

    ResponderEliminar
  5. D. CAROLVS II:
    Habrá que preguntarle al Dusty si pone huevos. Yo soy incapaz de distinguir a qué sexo pertenece. Igual es gay, vaya Vd. a saber.

    ResponderEliminar
  6. Dª maharani:
    A mi no me da la menor pena, lo siento.

    ResponderEliminar
  7. D. Javier:
    Como ya dije, no soy capaz de distinguir su sexo. Lo de ponérselo en la cabeza, me dicen que el Cugat se tapaba la calva con el chihuahua.

    ResponderEliminar
  8. D. isra:
    Ya conocía su aprecio a estos pajaritos, así que comprendo su reacción.

    ResponderEliminar
  9. Qué ascazo le tengo al bicho l´paz...genial el último párrafao Bwana.

    ResponderEliminar
  10. Dª Maribeluca:
    Parece que la "simpatía" hacia esos bichejos es común en este blog.

    ResponderEliminar
  11. Pues yo, D. Bwana, coincido con Doña Maharani, ¡Animalicooo!

    Que quiere usted que le diga, me pone malo ver una cagada en el coche, pero no evita mi simpatía por las aves.

    ResponderEliminar
  12. D. Carlos:
    A mí también me gustan ciertas aves, pero palomas, murciélagos y buitres no figuran en mi lista.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Don Bwana, los murcielagos (que yo sepa no son aves), mientras que por otra parte, todas las aves carroñeras prestan un gran servicio a la comunidad. Las palomas, controladas no presentan ninguna amenaza. Eso sí, se les tendría que poner un tapón en salva sea la parte.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  14. D. Carlos:
    Los murciélagos no serán aves, como Vd. comenta, pero vuelan con una perfección asombrosa; ¡si hasta tienen radar instalado de nacimiento!
    Estoy de acuerdo con el trabajo de limpieza que realizan los buitres y otros carroñeros, pero ese detalle no impide que me resulten desagradables a la vista.
    Muchas gracias por su comentario.
    Saludos

    ResponderEliminar