jueves, 14 de marzo de 2013

¡AL RICO PONY!


El caballo es la nueva tendencia gastronómica en París

(de BBC Mundo)

¿Le daría usted a sus hijos conscientemente hamburguesas de carne de caballo?
La respuesta, al menos en la mayor parte del mundo de habla inglesa, incluso antes del escándalo del etiquetado en Europa, habría sido un rotundo voto en contra. Lo que los caballos habrían agradecido sin duda alguna.
En Francia, la respuesta se la pensarían dos veces. El consumo de la carne de caballo estuvo en declive desde hace décadas, y hoy apenas representa el 0,4% de toda la carne que se consume.
Pero todavía hay 750 carniceros de carne de caballo que operan en el país. El 17% de la población admite haber comido carne de caballo en algún momento y alrededor de 11.000 haciendas siguen criando caballos para su consumo.
Los profesionales dicen que creen que lo peor del declive ya terminó. Durante los dos últimos años, el comercio de este tipo de carne ha sido estable.

"Hemos tenido que aguantar muchos ataques", dice Yves Berger, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Carne Interbev. "Cada año nuestros oponentes montan grandes campañas de publicidad para decirle a la gente que no coma caballo".
"Pero lo que noté es que el efecto de estas campañas está disminuyendo. Cada vez más, vemos que la gente quiere mantener una mente abierta acerca de comer caballo... Que es como debe ser".

No dudo que durante mi vida habré comido carne de caballo sin saberlo. De lo que estoy seguro es de haberla catado en mi juventud ya que, como he contado más de una vez, la familia vivimos una temporada en Marignane, al sur de Francia, y mi madre estaba entusiasmada con la carnicería de Monsieur Cheval, donde le vendían unos filetes espectaculares. 

Tampoco dudo de haber ingerido en repetidas ocasiones carne del colega del caballo, el señor burro, ya que se trata de un aditamento indispensable para ciertos salchichones y otros embutidos. Confieso que está delicioso.  

9 comentarios:

  1. Jodo Bwana, por un momento pensé que había practicado la antropofagia cuando hablaba del colega del caballo...

    De todos modos a mí, a éstas alturas en que mi dieta debe incorporar mucha proteina, no me importaría para nada, pues según los especialistas es más tierna, más fácil de digerir y con mucha más proteina que un solomillo.

    No obstante para la dieta también sería muuyy recomendable un par de mordisquitos a lo que Vd. sabe de mis primas, eso sí, lógicamente sin llevarse el cacho, sólo como si mordiésemos un globo para que se me entienda, a lo mejor no tiene tanta proteina pero satisface mucho más el intelecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No preocuparse, no he comido carne de mis semejantes ni cuando me invitó Bokassa a unas manitas de misionero a la parrilla. Ni siquiera en ninguno de mis naufragios tuve necesidad de incurrir en semejante pecado.
      A lo que si me apuntaría es a la recomendación que hace sobre las primas y lo haría encantado si Vd. lo permitiera.

      Eliminar
  2. DON BWANA
    Es usted un resignado optimista en estos asuntos porque al paso que vamos terminaremos consumiendo carne de gato.

    Sí recuerdo yo que en los años 50 se abrieron en mi tierra muchas carnicerías de carne de caballo y tenían éxito, ya que el gentío veía aliviado el problema de las carencias en todo.

    Ese recurso de aceptar la carne de caballo como normal nos indica que la "próspera Europa" va acercándose más a la antigua URSS en vez de a USA.
    Mal vamos.

    Otra cuestión es el tipo de género que vienen metiendo desde siempre en los Mc Donals y similares pues en una ocasión hace 20 años, la única hamburguesa de ese tipo que me comí en la France me produjo una TENIA BRUTAL. Desde entonces no he vuelto a consumir nada que se le parezca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Durante la guerra civil se comía la carne que estuviera disponible, muy poca, por cierto. La más aceptable era la de paloma, según me han contado.
      De que la "próspera Europa" va por mal camino, no me cabe la menor duda.
      No me sorprende que le haya sentado mal esa hamburguesa francesa, lo que me extraña es que un gourmet como Vd. haya picado.

      Eliminar
  3. Estoy en completo desacuerdo.
    No puedo entender que coman un animal tan fiel y hermoso como el caballo...
    El que mata un caballo para comerlo es un asesino.
    Y también por cuestiones éticas y morales, comer carne de caballo es casi un sacrilegio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece muy razonable su reacción; no concibo a alguien matando un caballo como no sea en una situación crítica, después de muchos días de ayuno y sin tener nada que llevarse a la boca. Ni siquiera en tal extremo creo que fuera capaz de hacerlo.

      Eliminar
  4. Me crié con esa carne y la de ballena :(. Que se le va a hacer, esta buena y matar un caballo criado para eso es como matar una ternera criada para eso... ¿Quien lo haría?, pues los que se dedican a eso, nosotros no seriamos capaces.... jijiji ya ya
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había pensado que los raposos son más de gallináceas, pero supongo que no le harán ascos a otras ciaturas.
      Lo que, en realidad, a mí me espanta es tener que comer carne de un bicho que lleva calzado, o herraduras en este caso.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Bwana, las Vacas y Bueyes, llevan calzado ¿no?, osea herraduras............

    http://4.bp.blogspot.com/_OwWcs7ibbZ4/TSYwZNVLwBI/AAAAAAAAAtc/hnK8VbV00Z8/s1600/untitled.bmp

    ResponderEliminar