lunes, 17 de junio de 2013

EL COBRADOR DEL FRAC INDIO


India cobra impuestos a golpe de tambor

(deBBC Mundo)

En Bangalore, India, el gobierno ha decidio enfrentar la evasión de impuestos enviando una banda de tambores a tocar frente a las casas o las oficinas de los morosos. Las autoridades aseguran que la medida está dando buenos resultados. 

La banda de percusionistas, con sus camisas uniformadas y sus brillantes bandanas en la cabeza, está tocando una marcha rápida ante un pequeño y entusiasta público.
Con el sonido de los tambores retumbando en las paredes de los edificios circundantes, aquello se siente como si fuera un improvisado espectáculo de calle.
Pero no lo es. Es un cobro de impuestos al estilo de Bangalore.

Los percusionistas forman parte de una avanzada en India para mejorar la recaudación impositiva. 
Cansadas de los que se niegan a pagar sus impuestos, las autoridades de la ciudad ha ido más allá que, simplemente, enviar cartas de cobro.
En su lugar, han iniciado una ofensiva orientada a avergonzar a los evasores locales de impuestos, mediante el uso de la música.

Bangalore tiene un mensaje claro a los infractores: paga o te enviamos a los percusionistas y entonces todos sabrán qué has hecho mal.
Y hasta ahora, esto parece estar funcionando.

"A la gente le gusta", dice uno de los miembros de la banda, el baterista de 19 años de edad, Shankarantha. “La gente se junta para escuchar los tambores".
Por lo general, las compañías tienen un buen nombre en su área de desempeño y cuando los percusionistas capturan la atención de la gente y sale la imagen verdadera a flote, éstas responden de inmediato y comienzan a cancelar sus impuestos.


Es notable el sentido del honor de esas gentes y su temor a pasar vergüenza ante los vecinos. No creo que el procedimiento hindú sirviera para cobrar a morosos en España; ni siquiera enviándoles a los tamborileros de Hellín y su comparsa. Los métodos de Montoro & Co. son más sutiles y efectivos. 

ADD: Lamento traer este asunto a estas alturas, cuando todos andamos acongojados con la obligada confesión anual. 

8 comentarios:

  1. Buen sistema pero, como dice, poco eficaz en tierras latinas.
    Me gusta la moda que va a imperar en verano de 2013. Me apunto a que las yogurinas adopten esa indumentaria a partir del próximo viernes, soslticio de verano si aún se mantienen las costumbres de tiempos del Invicto. Lo digo porque en aquellos tiempos cada soslticio comenzaba un día 21 y ahora NO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se cuando va a comenzar ese solsticio pero, por los momentos, el tiempo en los madriles está atentando contra la integridad de la persona humana. Subidas y bajadas de más de diez grados en un día son perfectas para la invasión de miasmas y otras porquerías. Hay que llevar el farmatón a bordo por si las moscas.

      Eliminar
  2. Si a Mateo, recaudador de impuestos de los romanos, Jesucristo lo convirtió en uno de sus discípulos y además luego escribió una parte del Evangelio, no debe ser tan malo escrachar a los morosos con una comparsa (con el perdón de Gandhi, que nunca le pagó impuestos a la Corona)...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nuestro recaudador de impuestos, el sr. Montoro, no le debe impresionar la historia de San Mateo y utiliza procedimientos más expeditivos y menos sonoros al efecto. No se le hubiera escapado ni el mismísimo Gandhi.

      Eliminar
  3. Aquí se criminaliza directamente a los músicos jeje- y no me gusta nada el populismo pero yo me entiendo- y hasta hace poquito se simpatizaba abiertamente con el defraudador, aunque parece que también en eso se están cambiando las tornas.

    Un saludazo Don, espero hacerlo pronto in person.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya lo creo que han cambiado las cosas! El personal se ha dado "de cuenta" que lo que se ahorra el defraudador lo tiene que pagar él.

      Como dicen los mexicanos, allí nos estaremos viendo.

      Eliminar
  4. Aquí ese sistema no tiene futuro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni futuro ni presente, amigo Mamuma.

      Eliminar