viernes, 24 de abril de 2015

TRACCIÓN ANIMAL

Solidarios en Acción: El milagro de las bici-máquinas en Guatemala

(de la información.com)

Si con una bicicleta nos movemos, ¿por qué no hacer máquinas con ellas? Una ONG guatemalteca tiene los objetivos claros: reciclar, controlar el consumo de recursos y provocar un desarrollo rural integral. Así es su plan:

En el departamento de Chimaltenango y desde hace treinta años, Amadeo cultiva las tierras que ha heredado de su familia. Gran parte del día se pierde en conseguir agua, aunque la zona no sufre sequías, es difícil sacar el agua de los pozos.

Con cinco hijos a su cargo, Amadeo no tiene que conseguir agua sólo para regar sus campos, sino también para dar de beber a su familia. “Pero desde que Carlos me trajo la bici-máquina tardo mucho menos”. 

"Maya Pedal" lleva catorce años diseñando y construyendo bici-máquinas. En un pequeño taller en San Andrés Itzapa, la ONG vende las máquinas que usan el impulso de los pedales para facilitar el trabajo a cientos de campesinos. 

El objetivo de la asociación es el de preservar el medio ambiente guatemalteco y “desarrollar un sistema de desarrollo integral familiar”, explica Carlos Marroquín, jefe técnico de la ONG "Maya Pedal".

El proyecto de las bici-máquinas “habla por sí mismo”, según el responsable de la ONG. En un pequeño documental, Marroquín defiende la autonomía que éstas máquinas dan a los campesinos que las usan. Aunque no las pueden regalar, desde "Maya Pedal" aseguran que cobran el precio de coste.

Los precios el bici-molino-desgranador:  “cuando la compra es grupal [varias personas y por necesidad] les cobramos 1500 [quetzales], si son individuales se la damos en 2200”, dice Marroquín por teléfono. El precio de una de estas bici-máquinas es de entre 150 y 200 euros.

Ante el éxito de las bici-máquinas, resulta complicado no preguntar por planes de futuro. “Mi sueño y en lo que ahora trabajo es hacer una escuela de tecnologías apropiadas”. El proyecto, enseñaría a alumnos venidos de cualquier región para que pudiesen desarrollar las ideas que han adquirido.

"Quería hacer algo en la vida. No quería solo contaminar”, se sincera Marroquín. El responsable técnico de "Maya Pedal" dice que su mayor inspiración es “la necesidad de nuestra gente, es lo que me compromete a seguir aquí”. “Mi bici-máquina favorita es la licuadora y la bomba de agua, pero el molino desgranador es los más vendido”.

Antes de colgar el teléfono, Marroquín quiere decir algo más, y si es posible, que salga en el artículo:

“Hagamos del planeta tierra nuestra iglesia, y cuidarla sea nuestra religión”

Asombrosa la capacidad de esta gente para trabajar en grupo. No menos extraordinaria la facilidad con que se comunican, indistintamente, en castellano y vascuence. Veamos este interesante vídeo:



4 comentarios:

  1. Ese vascuence no lo entiendo pero será porque es "vascuence guatelmalteco. Un gran aplauso para la organización MAYA PEDAL que ha impulsado esos ingenios y la enorme imaginación práctica que muestran.
    Asombroso.

    ResponderEliminar
  2. Se ve que hubo mucho paisano enredando por Centroamérica y dejaron su huella por la zona.
    Habrá notado vuestra merced que esos aparatos, además de desempeñar una tarea importante sirven, al mismo tiempo, para mantener a los operadores en buena forma física.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. La gente se avispa ante la adversidad.

      Eliminar