viernes, 27 de febrero de 2009

Ingenio chino

Descubren un 'hotel' tras el armario de un restaurante chino en Fuenlabrada
En esta residencia se alojaban un gran número de inmigrantes chinos
Este 'hotel' fue detectado tras una investigación rutinaria en el lugar
Efe Fuenlabrada (Madrid)




Vista frontal del hotel chino descubierto por las autoridades. Recuerda mucho a las "soluciones habitacionales" de una histórica ministra. Es que estos orientales tienen una inventiva que la hubiera envidiado Edison. Me cuentan que en el hotel se celebraban auténticas bacanales, en las que no faltaba una orquesta típica traída directamente de Taiwan. Lo peor del caso es que los cien huéspedes carecían de pasaporte y se hacían pasar por el recepcionista, que era el único que disfrutaba de uno (falsificado en el Tibet, por cierto). La policía todavía no se explica cómo las chicas y el director del hotel (que pesa 22 arrobas) pudieron colarse con el mismo pasaporte


La ingeniosidad de los chinos no tiene límite. Además del papel, la brújula, la pólvora y otros innumerables inventos, como la sembradora de granos uno a uno, ahora nos presentan esta barredora, totalmente hecha en casa:



Puesto que tenemos que apretarnos el cinturón, no vendría mal ir sustituyendo los sofisticados equipos de limpieza tan caros que usamos actualmente, por este invento tan curioso. Sobre todo me gustaría que pudieran eliminar esos artefactos ruidosos (o "soplapolvos" ) que utilizan los empleados de limpieza para levantar el polvo.

Idea gratis total que ofrezco a quien corresponda.

12 comentarios:

  1. Me encantan los chinos, qué quiere que le diga.

    Dígame dónde hay que firmar para que eliminen esos infernales soplapolvos (que los habrá colocado el cuñado de alguien, of course).
    A mí ya me han atacado varias veces.

    ResponderEliminar
  2. Imagínese la cantidad de chinos que caben en las torres Petronas.

    (Bueno, son malayos, pero se parecen)

    ResponderEliminar
  3. S.A.R.
    Tenga Vd. cuidado en la primavera que soplan también el pólen.

    ResponderEliminar
  4. En las Torres Petronas, además de malayos, podrían meterse unos 350.000 chinos sin ningún problema

    ResponderEliminar
  5. FdA:
    Posturas muy adecuadas para el hotel, aunque algo complicadas para el director.

    ResponderEliminar
  6. Por no enrollarme mucho, diré que alucino con los asiáticos, para bien y para mal. Qué gente.


    Perdone usted el off-topic: veo que en sus intereses esta el ajedrez. En el blog de un amigo, El Rincón de la Libertad, hace seguimientos de algunos campeonatos.

    Me gusta el ajedrez, pero soy un jugador mediocre.

    ResponderEliminar
  7. D. Mike:
    Soy gran admirador del ajedrez como lo que es, un juego muy entretenido. Dejé de tomármelo en serio cuando me enteré de que uno de los empleados de menor nivel en la oficina,con 35 años de edad, era Maestro Internacional de ajedrez. Por supuesto nos ganaba a todos en el juego, pero era inútil para cualquier otra cosa.

    ResponderEliminar
  8. Esta oticia sirve de ilustración para los que hablan de la esclavitud en pasado.
    Los chinos me espantan, asi como raza en general, excepyuando Chu lin y el "pequeño saltamontes" que eran buenisimas personas.De los demás no me fio, miran la vida con los ojos medio abiertos y no se puedo uno fiar.

    ResponderEliminar
  9. Dª Sol:
    Los chinos tienen un país enorme para distraerse; a mi me preocupan más los nipones, por su falta de espacio vital.
    Como es difícil distinguirlos, pienso que muchas tiendas de chinos pudieran ser japonesas, o koreanas, que son parecidos.
    Mucho ojo.

    ResponderEliminar
  10. Pues maharani, a mi los chinos no gutan.
    Dese una vuelta por China y vera como me da la razón.

    Bwana, que idea brillante la de sustituir esas máquinas infernales que cambian la porqueria de un sitio a otro por la multiescoba chinorri.

    ResponderEliminar
  11. Pues yo estuve viviendo en una solución habitacional de ésas de 20 metros antes de que se le ocurriera a la ministra y la verdad, te ahorras tela en productos de limpieza.

    ResponderEliminar