viernes, 24 de febrero de 2012

CONFLICTOS SANGUÍNEOS


Se entera de que su padre no es el verdadero en una clase de biología
(de eitb.com)

Una clase de biología sobre los tipos de sangre y que planteó dudas a un alumno sobre sus orígenes acabó con el divorcio de sus padres, al descubrirse que su padre "oficial" no era el verdadero, relató hoy la prensa local.

La lección llevó al hijo a preguntarse cómo era posible que él tuviese sangre de tipo B si sus dos padres la tenían de la clase A, algo que comentó en su casa y desencadenó las sospechas del padre.

En un examen de ADN se comprobó que el niño no era su hijo biológico, y en el juicio por el divorcio, que ganó el padre, se descubrió que la esposa de Wang inició una relación extramarital a los dos años de casada, de la que nació el hijo, cuenta el periódico "Lianhe Bao".

El matrimonio, por otra parte, había tenido una hija a los dos años de casarse y un hijo a los ocho, que nació con una enfermedad llamada acondroplasia o enanismo.

El padre, para cuidar a este hijo, dejó su trabajo, lo acompañaba diariamente a la escuela y le enseñaba ajedrez y otras habilidades para ayudarle en su desarrollo.

Estas cosas pasan por tener hijos repipis que se saben el tipo de sangre de sus padres. El chico sabihondo ha conseguido destrozar un matrimonio tan feliz, el padre sin notarse los cuernos y la madre conservando su secreto.

11 comentarios:

  1. Anónimo24/2/12 9:01

    Estoy de acuerdo : ese niño es un repipí que se mete en donde nadie le llama.

    Con lo felices que hubieran seguido yendo de merienda los viernes a la vieja Pagoda de los extrarradios, sin el menor asomo de cornamenta, y va el chaval y se lía a averiguar grupos sanguineos.

    A propósito de grupos sanguineos tengo yo el que corresponde a los selectos de cada centuria : el AB.

    Hala a pasar envidia los que sean sólo A ó B o 0 .

    ResponderEliminar
  2. Pues esta noticia ha provocado un cisma en la progresía apañola:

    A - por un lado están los partidarios de que los niños aprendan en el cole, y como en este caso, facilite la destrucción de la familia tradicional y permitan los experimentos uniparentales, progenitores A y B, o dos padres, 3 madres, etc ...

    B - los partidarios de la permisividad y de no valorar el esfuerzo y por consiguiente salir analfabetos profundos del insti (votantes sociatas of course), que vale, les votan, pero no destruyen ese peligro que es la familia tradicional.

    Lo dicho, con la noticia les ha hecho la picha un lío a los sociatas

    ResponderEliminar
  3. addenda - andaba, contento yo, pensando en que hoy había madrugado y sería el primero en comentar... adelantóseme Tella mientras escribía mi estupendo comentario.

    ResponderEliminar
  4. Este chico no conocia el refran.
    "La curiosidad mato al gato"

    ResponderEliminar
  5. La letra con sangre entra, que suele decirse.También queda patente que mayor sabiduría no es sinónimo de felicidad...

    Pues hala Tella, ya somos dos (lo que no has dicho es si tienes el Rh - como "todos los vascos" y mi señora madre, castellana de pura cepa, aunque naciera por casualidad en Asturias)

    ResponderEliminar
  6. Doña Maribeluca : Desde que nos invadió Franquito, allá por el 718, nos robaron el RH negativo y se lo inyectaron a astures, moros y maketos de las Castillas.

    Pero eso no preooupar a indio motilón y tú yo semos de sangre especial, tan especial que nos pueden donar todos y nosotros sólo a los del AB. Como es debido.

    ResponderEliminar
  7. D. Javier:
    Tampco creo que esté bien que en el Instituto den esas guarradas.
    También tengo el AB y, encima, positivo.

    ResponderEliminar
  8. D. isra:
    Pues si les ha molestado, me alegro un montón.

    ResponderEliminar
  9. D. isra:
    Es dificilísimo ganarle a don Tella en puntualidad, pero no se preocupe Vd. que su ingenioso comentario es, igualmente, muy apreciado.

    ResponderEliminar
  10. D. MAMUMA:
    Si no se lo enseñaron en el Instituto, no debía saberlo.

    ResponderEliminar
  11. Dª Maribeluca:
    Éso de que la sabiduría no es sinónimo de felicidad, puede comprobarse con los tontos del pueblo, que siempre están riendo. Lo que no significa que Einstein anduviera cabreado todo el rato.

    ResponderEliminar