viernes, 6 de julio de 2012

ES PELIGROSO NO SER PELUQUERO


ACUCHILLAN A UN HOMBRE POR CORTAR EL PELO SIN  SER PELUQUERO
(de Foxnews.com)

Un ciudadano de Filadelfia fue acuchillado seis veces por no ser peluquero, según la policía.
La víctima se encontraba en su casa cortándole el pelo a su hijo de seis años, cuando un extraño entró por la puerta principal. Según informa la policía, el intruso preguntó a la víctima si era peluquero, a lo que éste contestó que no. El intruso se marchó, pero volvió a los cinco minutos pidiendo que le cortaran el pelo.
Cuando la víctima rehusó y le pidió que se marchara, el fulano sacó un arma con la que acuchilló seis veces al dueño de la casa.
La víctima se encuentra en situación estable en el hospital, pero el atacante aun no ha sido detenido.

Estas cosas pasan por cortarle el pelo al niño sin tener el título profesional correspondiente. Encima deja la puerta abierta para que la gente vea lo bien que lo hace. Un peluquero fetén que pasaba por allí se indigna por el intrusismo profesional del sujeto y lo cose a puñaladas.
Supongo que el herido habrá aprendido la lección y, en lo sucesivo, llevará a su hijo a la peluquería como está mandado. Si lo hacía por ahorrarse unas monedas, le recomiendo que vaya a una de las múltiples peluquerías de chinos que, además de económicas,  abren los domingos.

9 comentarios:

  1. Si ya lo decia el refran: te libraste por los pelos intruso. Yo misma que juego a los peluqueros con la familia, voy a ir pensando en ursurpar, por ejemplo, a callistas, que creo tienen menos riesgos. El mundo esta loco, loco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre he dado trabajo a los técnicos en fontanería, electricidad, técnicos de TV, etc. y no he querido practicar ninguna clase de intrusismo. La señoras tratan de inducir a sus maridos a suplantar a los técnicos y se necesita una gran fortaleza para mantenerse en la legalidad.

      Eliminar
  2. Ciertamente hay demasiado intrusismo profesional y en eso de cortar los cabellos en todas las familias hay una experta o experto que gusta de realizar esa labor. Pero al paso que van las cosas en Filadelfia veo muuuu mal a los seudo-cocineros que cada viernes van a las sociedades gastronómicas vascas a prepararse sus cocochas o merluzas a la vasca o los chuletones.

    Y menos mal que ha desaparecido la profesión de "limpia-botas", tan usual en otros tiempos, e incluso las de los "cerilleros" de cafeterías que vendian tabaco a los clientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he tenido el gusto de ir a ninguna de esas sociedades gastronómicas, pero tengo entendido que se cocinan cosas, como las que cita, que son dignas de un auténtico profesional.
      Los limpia-botas, al menos en Madriz, no han desaparecido. Basta pasarse por la Gran Vía y ver una serie de lo más variopinta. Ahora se llaman, como en México, "boleros".

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. Evidentemente la culpa es de la víctima por ir provocando, el sentido común dice que si un loco entra en casa armado y pide que le cortes el pelo TÚ lo haces, cercenando con gran precisión su cuello con unas tijeras de jardín, que sí, que eso mancha mucho, pero hoy día gozamos de una gran gama de limpiahogares, y si no, llamamos a Sr. Lobo (como voy de sobradito esto es una cita cinéfila megaguay, que se note cabemos estudiao)

    Si es que nos estamos amariconando...

    addenda - jodó Tella, acaba de caérseme un lagrimón recordando ese chuletón cocinado por Jesus Mari... y sobre todo esas anchoitas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino que tratar de cortarle el pelo al loco ése con unas tijeras de podar, sería la solución para que el fulano se largara con viento fresco. La sola visión de semejante instrumento sería suficiente.
      Al mismo tiempo evitaríamos el gasto en artículos de limpieza, aspecto a considerar hoy día.

      Eliminar
  4. Anda que como se les de por acuchillar a los consejeros de las Cajas de Ahorros., por sus conocimientos en economia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me extraña que no lo hayan hecho todavía.Son el colmo del intrusismo.

      Eliminar