miércoles, 18 de julio de 2012

LA MOSCA PRIETA


CREAN UNA MOSCA INTELIGENTE QUE SABE CONTAR
(de ABC.es)

Los insectos aprendieron a contar hasta cuatro en 40 generaciones. Pueden ayudar a descubrir por qué algunas personas tienen problemas con las matemáticas básicas
Investigadores estadounidenses y canadienses han desarrollado una estirpe de moscas de la fruta que es capaz de contar al menos hasta cuatro. La investigación, presentada el pasado lunes en el primer Congreso Conjunto de Biología Evolutiva en Ottawa, Canadá, es la primera que intenta mejorar genéticamente las habilidades matemáticas de un animal. Sus resultados respaldan la idea de que los mecanismos neurales que subyacen a las habilidades aritméticas básicas surgieron hace cientos de millones de años. También podría ofrecer una clave para entender por qué algunas personas tienen problemas graves con los números, según publica Nature News.

Los científicos no tienen duda de que las especies animales más cercanas al hombre poseen una cierta capacidad para contar. Los chimpancés superan con éxito pruebas en las que deben sumar, restar o reconocer fracciones. En pruebas numéricas en las que está en juego la memoria visual, incluso nos superan. Otros estudios también han revelado las habilidades numéricas de especies más distantes, como salamandras, peces o abejas. Estas últimas son capaces de realizar la ruta más corta posible entre las flores incluso si, en un experimento, éstas son cambiadas de orden, un comportamiento que demuestra una mente matemática privilegiada. Pero hasta ahora, nadie había tratado de mejorar genéticamente la capacidad matemática de un animal.

Los genetistas evolutivos Tristan Long, de la Universidad Wilfrid Laurier en Waterloo, Canadá, y William Rice, de la Universidad de California en Santa Bárbara, han tratado de crear un linaje de insectos «inteligente» hasta el punto de saber de números. Durante un período de entrenamiento de 20 minutos, las moscas fueron expuestas al parpadeo de dos, tres o cuatro flashes de luz. El segundo y cuarto destello coincidía con una sacudida vigorosa administrada por un cepillo de dientes eléctrico colocado al lado de la caja que contenía las moscas. Después de un breve descanso, las moscas eran devueltas a la caja y se les mostraba los destellos de luz. A pesar de la aversión por la sacudida sufrida, la mayoría de las moscas no eran capaces de aprender a asociar el estímulo negativo con el número de destellos. Sin embargo, 40 generaciones después, sí que pudieron.

Aunque su trabajo todavía es preliminar, los investigadores creen los cambios genéticos están detrás de la capacidad de los insectos para conocer los números. El siguiente paso es ver cómo ha cambiado la neuro-arquitectura de las moscas y conocer cuáles son los genes responsables de su mejorada capacidad de cómputo.

Los neurólogos han especulado durante largo tiempo que la capacidad matemática humana está construida sobre una base innata que es anterior a la lengua y el razonamiento complejo. La discalculia, un trastorno poco conocido que afecta la capacidad de una persona para aprender y realizar operaciones aritméticas básicas, en algunos casos puede estar relacionada con una deficiencia de esta fundación innata. Si es así, dice Long en Nature News, las moscas de la fruta pueden ayudar a descubrir los vínculos genéticos de la enfermedad.

Espero que terminen pronto este maravilloso estudio, publiquen los resultados y las entidades farmacéuticas desarrollen el producto para poder administrárselo a nuestros políticos. Por las decisiones que toman es seguro que padezcan esa discalculia que los científicos canadienses están tratando de sanear con estas investigaciones.

10 comentarios:

  1. Anónimo18/7/12 8:06

    Los genetistas evolutivos esos además de tontitos son vagos. ¿Porqué no analizan la capacidad o sensibilidad a la música de Zarzuela de las rocas de Rascafrías en Madrid. En un par de milenios seguros que obtenían resultados, dedicándose a fondo a ello.

    Ni digamos la inmensa sensibilidad que conllevan las ortigas del campo especialmente cuando amanece.
    Respecto a las moscas, todas, creó que las inventó un cabrón para jodernos la vida y podrían aprender a contar hasta cuentos infantiles si se les metiera en una habitación durante 100 años con los citados genetistas evolutivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene razón respecto a las tonterías de esos científicos. Mi capacidad de asombro no da mas de sí cuando me entero de las chorradas en que emplean su tiempo.
      También comparto su opinión sobre las moscas; afortunadamente hace mucho tiempo que no veo ni una. Ya sufrí su abundante presencia durante mi vida en los trópicos.

      Eliminar
  2. La mosca, la puta mosca cojonera de poco le va a servir aprender a contar, la voy a dar un hostiaco y me la voy a cargar.

    Sólo valen para molestar en verano.

    Y a esos que andan estudiando las moscas y sus no sé qués les voy a dar con la mano que me quede libre y les va a estorbar el cielo para dar la vuelta.

    Payasos, que son unos payasos, estamos rodeados de payasos, y podían estudiar por qué a los payasos les gustan más que los números las letras y si van arrejuntás mejor: CNMV, CGPJ, PP, PSOE, UGT, CCOO, UPyD...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, no sea Vd. cruel con esa mosca tan inteligente. Podrá utilizar ambas manos para blandir un buen garrote y darle su merecido a esos "científicos".
      A los payasos de las letras tampoco les vendría mal un repaso garrotil. (Ha omitido Vd. una de las siglas más representativas de la estupidez humana: la FSM)

      Eliminar
  3. ¿Y de por qué les mola comer zurullos no dicen nada...? pues vaya un estudio, yo estoy con el isra y además sólo faltaba ya que hasta las moscas y las salamandras sean mejores que yo en Matracas, no lo consiento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco dicen nada del por qué de su costumbre de posarse en la tostada después de haber visitado el zurullo.

      Eliminar
  4. 40 generaciones de moscas os contemplan. Que cosas, que unos adultos se pasen la vida dándole vueltas a unas moscas y no al revés y que además les paguen. Ese si que es un misterio a resolver junto a si efectivamente las rocas de Rascafria pueden llegar a ser sensibles a la Zarzuela, que se lo den a Iker Jimenez que ese si sabe y te saca un cuarto milenio niquelaooo.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos adultos, a quienes les pagan por esas tonterías, podrían entretenerse en algo más útil como, por ejemplo, transformar medusas en carburante para vehículos.
      A ese Iker dejemoslo tranquilo con sus fenómenos paranormales.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Menos mal,podemos nombrarla Ministra.

    ResponderEliminar