lunes, 28 de febrero de 2011

JUBILATAS


Las hormigas también se jubilan

(de BBC.co.uk)

Un grupo de investigadores que estudian los hábitos de las hormigas cortadoras de hojas descubrieron que, a medida que estos insectos envejecen y sus mandíbulas se deterioran, se retiran del trabajo más duro.

Científicos de la Universidad de Oregon, en Estados Unidos, encontraron que cuando las hormigas más viejas dejan de cortar hojas asumen tareas más relacionadas con el transporte, lo que para los investigadores demostraría que los individuos pueden jugar un papel importante incluso cuando sus atributos físicos comienzan a declinar.

Los especímenes estudiados son los "granjeros" del mundo de los insectos. Cada miembro de la factoría de las hormigas es capaz de cortar y transportar cargas que equivalen a 50 veces el tamaño y peso de su propio cuerpo.

Las hormigas forman entonces una procesión en miniatura que lleva la cosecha a casa, donde las hojas son utilizadas como superficie para cultivar hongos que alimentan a la colonia. Pero cuando las mandíbulas se deterioran por causa de la edad, este impresionante trabajo de equipo se ralentiza.

Los investigadores descubrieron que las hormigas más viejas tienen dificultades para sujetar y cortar hojas. Sin embargo, una observación más detallada reveló que aquellas hormigas cuyas mandíbulas se encontraban completamente desgastadas cambiaban de trabajo en la cadena de montaje: dejaban la tarea de cortar hojas a sus compañeras más jóvenes, mientras que ellas asumían la función de arrastrar la hoja en su largo camino al hormiguero.

"Esto muestra la ventaja de ser un insecto social frente a un insecto solitario, porque una hormiga que no pudiese usar más con sus mandíbulas y fuera solitaria habría muerto", añade Schofield. La investigación sugiere que, en estas sociedades altamente organizadas, los individuos pueden adaptarse y seguir siendo útiles incluso cuando sus atributos físicos comienzan a decaer.

El estudio no indica si esas hormigas tienen plan de jubilación, aunque parece que, de una forma u otra, continúan trabajando; eso sí, en tareas más apropiadas para su edad. Es un sistema que podríamos adoptar en Estepaís si los sindicatos lo permiten.

8 comentarios:

  1. Hasta las hormigas son más consideradas con sus ancianos que los sociatas y sindicalistas...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo28/2/11 9:25

    Menos mal que esas hormigas no están afiliadas a la Seguridad Social.

    ResponderEliminar
  3. Y como ni fuman ni conducen no andan cabreadas.

    ResponderEliminar
  4. D. CAROLVS II:
    Efectivamente, cualquier bicho, aunque sea insecto, los supera.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. D. Javier:
    Las hormigas, según me informan, tienen un seguro privado.

    ResponderEliminar
  6. Dª maharani:
    En efecto, además no pagan impuestos.

    ResponderEliminar
  7. Al menos no tienen el handicap de los años cotizados.

    ResponderEliminar
  8. D. MAMUMA:
    Suerte que tienen los animalillos.

    ResponderEliminar