viernes, 8 de junio de 2012

CRIMEN Y CASTIGO


Despiden a un trabajador en Montpellier por tirarse pedos en el puesto
(Tras las reiteradas quejas de sus compañeros, el jefe tuvo que avisar al emisor de las flatulencias, pero hizo caso omiso y el asunto terminó en manos de la autoridad laboral)

(de elcorreo.com)

Un trabajador francés se ha buscado un gran problema por no poder controlar sus gases. Al parecer, eructaba y despedía flatulencias a diario en su puesto de trabajo, hasta tal punto que varios de sus compañeros interpusieron varias quejas ante la dirección de la empresa. Él, eso sí, sólo reconoció eructar una o dos veces al día. El caso es que el jefe se vio obligado a tomar cartas en el asunto y no tuvo más remedio que poner las cartas sobre la mesa. “Nos vemos obligados a notificarle su apercibimiento por causa real y seria debido a los siguientes motivos: perturbaciones sonoras tales como eructos regulares y flatulencias no disimuladas por las que resulta que sus faltas y su comportamiento generan tensiones y conflictos recurrentes en las relaciones con sus colegas de trabajo”.

Pero  el trabajador no hizo caso de la petición y siguió eructando y tirándose pedos con descaro, por lo que hubo que apelar a la justicia laboral. Según Eric Rocheblave, abogado de la ciudad de Montpellier, especialista en Derecho del Trabajo,  por consideración hacia la familia del infractor, no revela su nombre ni el de la empresa en cuestión.

Recientemente, la Justicia ha dado la razón a los sufridos compañeros del trabajador cesado. Y es que la Corte de Apelaciones de Versalles en su resolución n° 10/04404 del 22 de marzo de 2012 consideró que “las faltas deliberadas y reiteradas a las reglas del saber vivir de este asalariado, generadoras de tensiones en sus relaciones con sus colegas, constituyen una causa real y seria de despido”.


Me parece sumamente justa la sentencia del tribunal francés; no se puede ir impunemente por la vida soltando cuescos a diestra y siniestra. Por las protestas de sus compañeros, que no creo fueran tan sensibles para quejarse de esa manera de un simple ruido, la peste debía ser insufrible. Corrobora esta suposición el aspecto del sujeto en la fotografía.

12 comentarios:

  1. Este tio se creia con total impunidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay mucho cara dura que habla por donde no debe.

      Eliminar
  2. Pero hay un atenuante, como se suele decir "quien primero lo huele debajo lo tiene" por tanto, gran parte del pedo se la comía él, otra cosa es que fuese lo suficientemente generoso en la flatulencia y tuviese para varios compañeros más.

    Otra cosa es un eructo, eso no tiene perdón de dios, y sobre todo cuando (y esta parte de la noticia no ha trascendido) todos los compañeros que compartían mesa y mantel con el personaje están sin cejas, arrancadas de cuajo por la onda expansiva.

    Uy uy uy virgen santa, esa huchita con esos hoyuelos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No veo atenuante en olérselo el autor; normalmente disfrutan con el aroma.
      ¡Ja, ja! lo de la onda expansiva es genial. Tampoco es agradable el perfume que lleva incluído.
      Esa hucha la mantendré por un tiempo; soy incapaz de apartar el ojo de la misma.

      Eliminar
  3. Esa imagen del infrasujeto me recuerda a la de miles de paisanos nuestros que en Agosto arrasan las playas de todas las costas españolas.

    El director de Recursos Humanos de esa empresa no ha estado muy acertado : a un tipo así no se le lleva ante un ropón, se le habilita un retrete de esos que ponen en los grandes eventos ( sin desagues) y se le instala allí durante la jornada laboral con absoluta prohibición de salir durante un mínimo de 8 horas diarias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena comparación; también se ven en la ciudad, siempre con el cinturón un palmo por debajo de lo que era la cintura, sosteniendo la protuberancia.

      ¿Y seguir pagando el sueldo al pedorro? Me parece mejor el despido.

      Eliminar
  4. Veo que vuelve con renovadas energías jaja

    Lo extraño es que además no le hayan puesto una multa por antiecológico por contribuir dolosamente al calentamiento global al "infrasujeto", como acertadamente lo han descrito los magníficos comentarios que me preceden

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene razón se ha salvado de una demanda en su contra por parte de Greenpeace.

      Eliminar
  5. Un buen reestreno, Bwana.
    Me parece un castigo justo, pero podrían haberle sacado más provecho instalando una planta de biogás a partir de la solución propuesta por Tellagorri.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver quién iba a usar ese biogas con una peste peor que la del carburo.

      Eliminar
  6. Este lo que es es un guarrete de tomo y lomo o de tomo y alubias con repollo. Que cochinon reiterativo y abusón, pues ¡Hala! a la p*t* calle. Que vergüenza seguro que se largo un par de cuescos en el juicio y atufo al "Sr. Juess" y luego querría ganar el juicio brrruuuu.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se atrevió a soltarle un regalito al mismísimo juez, no le arriendo las ganancias a los compañeros de celda.
      Un saludo

      Eliminar