martes, 24 de noviembre de 2009

El viejo truco


MUJERES ENGAÑADAS CON EL TRUCO DEL ENFERMO TERMINAL
(de Metro.co.uk)
Un taiwanés de mediana edad consigue que 20 mujeres duerman con él mediante el truco de que “su padre”sufre una extraña patología.

Hsu Shian-ming colgó fotos de un atractivo joven en un sitio de contactos y recibió un montón de llamadas románticas. A continuación informó por teléfono a las interesadas que tenía a su padre en pésimas condiciones médicas, debido a una extraña enfermedad que le obligaba a tener sexo constantemente para mantenerse con vida.
Las damas, a continuación, se reunían con el “padre”en hoteles de Taipei, la capital.
Una de sus víctimas sospechó algo extraño cuando fracasaron sus varios intentos de conocer personalmente al hijo, por lo que acudió a la policía, que está investigando el tema.


He aquí un caso claro de abuso de género: un sinvergüenza, aprovechándose de los nobles sentimientos de unas mujeres, se las lleva a la cama sin contemplaciones. Esas señoras, estimuladas por la falsa fotografía del villano, se tragan el cuento de que el padre necesita acción en la cama para mantenerse vivo y se acuestan con él. Lo extraño es que solo una de las señoras haya caído en la cuenta de que el supuesto hijo no aparecía por ningún lado.

22 comentarios:

  1. Hola Bwana.
    Con perdon pero esas viejas son bien pendejas.
    O son de una ONG sexual?

    ResponderEliminar
  2. Gracias Bwana, gran idea me ha dado Vd. para hacer un post (esos sí, dudo que mi parienta esté muy de acuerdo).

    Y seguro que les decía que (ESO) era para tomarles la temperatura.

    ResponderEliminar
  3. Me has recordado un caso de hace unos años en que un médico creo que naturista, les decía a las mujeres que para curarles cualquier achaque con el que venían tenía que estar unos minutos succionándoles los pezones...y varias mujeres cayeron...

    Es increíble hasta el punto que llegan algunos tíos y lo bobas que pueden ser algunas tías..

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hombre, como dice Laati, más que bondadosas eran medio lelas.
    A mí me ha recordado al chiste de la prueba de alcoholemia, que no lo puedo contar porque es muy bestia.

    ResponderEliminar
  5. Es que somos lo que no hay. Siempre pecando de ingenuas, haciendo sacrificios por los demás, que generalmente se aprovechan de esta predisposición a la abnegación.

    Piensa mal y acertarás. Qué pena, qué asqueroso.

    Un abrazo, Bwana, perdone la ofuscación.

    ResponderEliminar
  6. Dª Laati:
    Se nota que ha estado Vd. en Mexico
    donde llaman "vieja" a todas las mujeres a partir de los 18 años.

    ResponderEliminar
  7. D. isra:
    Estoy seguro de que Vd., con su evidente juventud, no necesita emplear trucos para lograr sus ojetivos.

    ResponderEliminar
  8. Dª Simone B:
    Posiblemente ese doctor tenía un trauma por haber sido alimentado con biberón y no haber catado jamás una teta.
    Respecto a éllas, presumo que nunca habían amamantado a un hijo y
    querían probar esa experiencia antes de que fuera tarde.

    ResponderEliminar
  9. Dª ostra:
    Vaya Vd. a saber; a lo peor les iba la marcha.

    ResponderEliminar
  10. Dª Freak:
    Tranquila, en este blog puede Vd. desahogarse todo lo que quiera, que aquí todos son personas muy comprensivas; y más cuando alguien expone un razonamiento tan claro.

    ResponderEliminar
  11. ¡Ay! Doña Ostra que ya me estoy imaginando por dónde les metía el alcoholímetro.

    ¡Que barbaridad!

    ResponderEliminar
  12. D. Carlos:
    Lo de colocar el alcoholímetro por ahí es demasiado obvio; sospecho que el chiste es más profundo.

    ResponderEliminar
  13. ¿Quiere usted decir Sr. Bwana?

    ResponderEliminar
  14. D. Carlos:
    Me refería al misterio del chiste de Dª Ostra; habrá que esperar otra oportunidad para que lo cuente.

    ResponderEliminar
  15. D. polito, polito:
    Y eso que es de Taiwan, de donde decían que eran los chinos buenos.
    Bienvenido al blog.

    ResponderEliminar
  16. Necesito pasar más por aquí para reír un rato.

    Gracias, muy amable, Bwana. :)

    ResponderEliminar
  17. Dª Freak:
    Pase cuando guste; sus visitas son muy apreciadas por la peña. Un abrazo
    ;)

    ResponderEliminar
  18. La imaginación humana no tiene límites.Cuánto necesitado hay suelto...y necesitada.

    ResponderEliminar
  19. D. Javier:
    Así es. Cada vez estoy más convencido de que todo gira alrededor de la misma vaina.

    ResponderEliminar
  20. Bah, por mí se podría haber muerto cien veces, la verdad.

    ResponderEliminar
  21. Dª Ginebra:
    Si no feneció después de yacer con 20
    benefactoras, es que tiene cuerda para rato.

    ResponderEliminar