martes, 25 de mayo de 2010

El efecto Mozart


Una investigación revela que el llamado “efecto Mozart” es un mito.
(de aolnews.com)

Las mamás que emplean música de Mozart para que sus niños reciban un toque intelectual, podrían obtener el mismo resultado con un CD de Lady Gaga, según un nuevo análisis realizado por la Universidad de Viena.

Los investigadores analizaron la idea del “efecto Mozart”, basado en un estudio hecho por Frances Rauscher en la Universidad de California en 1993. Frances descubrió que los adolescentes que escuchaban la Sonata para dos pianos de Mozart razonaban mejor que los que escuchaban otra cosa o estaban en un cuarto en silencio.
El concepto del “efecto Mozart” causó un fuerte impacto cultural que resultó en la venta de gran cantidad del CD. “Mozart para niños”. En 1998 el gobernador de Georgia (USA), don Zell Miller, presentó un proyecto de 105.000 dólares para la compra del CD para cada niño nacido en el estado. En Florida, las guarderías daban una clase diaria de música clásica.
El estudio sólo examinó a 40 estudiantes, lo que hizo que investigadores escépticos efectuaran nuevos análisis para comprobar los resultados. Después de analizar 3.000 casos de 40 estudios internacionales, el equipo de la Universidad de Viena llegó a la conclusión de que no existen pruebas de la existencia del “efecto Mozart”.
La investigación no dice que la música no tenga un impacto en el desarrollo cerebral, pero que la simple escucha pasiva no provee beneficios instantáneos al razonamiento, como se pensaba. Otros estudios similares descubrieron que los niños que recibieron educación musical no sólo superaron a sus condiscípulos en actividades musicales, si no en el razonamiento verbal. Otros investigadores han sugerido cierta relación entre las matemáticas y la relación espacial.
Los nuevos análisis sugieren que, para obtener los beneficios que el mundo de la música puede proporcionar, se necesitará algo más que escuchar un CD.

Observando las facciones de los bebés de la fotografía, hay algo que me confunde: dos de éllos parecen sumidos en un placentero sueño, mientras el tercero no sé si está riéndose o tiene un cabreo monumental. Otra cosa que me intriga es si no se tratará de unos astronautas recién nacidos que piensan enviar a explorar Marte para que lleguen al planeta rojo en su juventud. No termina de cuadrarme esa foto, confieso. A ver si alguna/o de los hábiles comentaristas de este blog puede aclarármelo.

Por otra parte, también es posible que alguna música cause efectos colaterales no deseados, como puede observarse en el siguiente video:



16 comentarios:

  1. Juá, qué grima de bebés. Lo de que el efecto Mozart es un timo me lo imaginaba yo, que me pasé un embarazo entero a base de música griega y otro a base de ópera y me han salido los dos pollos iguales.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que al del centro le han puesto rap, para experimentar.
    Los del youtube de abajo podrían advertir con un cartel, como hacen en las películas de bichos: "ningún enanito ha sufrido daños intencionados en el rodaje de este vídeo"

    ResponderEliminar
  3. Pues yo desde que empecé a escuchar a Mozart hace un par de años ya sé atarme los cordones de los zapatos y contar hasta diez. Y respecto al video ya le digo que odio los anuncios de Dodot así que a estos hijos de la gran chingada sólo les puedo desear que la mierda se les salga por los pañales y les caiga en el plato de papilla.

    ResponderEliminar
  4. Dª Ginebra:
    Al menos apreciarán la buena música, espero.

    ResponderEliminar
  5. Dª Maharani:
    Si al pobre nene le han puesto "rap", ahora entiendo que la cara es de espanto.
    Yo aún no me he repuesto de ver ese video, ¡que peligro!

    ResponderEliminar
  6. D. isra:
    Es que escuchar a Mozart educa mucho.
    ¡No sea Vd. cruel, amigo! Aunque lo cierto es que a algunas de esas criaturas no les importaría la mezcla.

    ResponderEliminar
  7. ¡Que hagan estudios sobre el efecto Metallica! ¡Miles de madres jivis no pueden estar equivocadas!

    Un bico

    ResponderEliminar
  8. ¿Oiga Don Bwana, este "efesto" no tendrá nada que ver con el "efesto Marisopla" verdad?

    ResponderEliminar
  9. Te digo que es un cabreo en toda regla.
    Esta noticia me hubiera venido de perlas hace cuatro meses cuando mi sobrino lo tenían escuchando mozart antes de dormir¡¡

    ResponderEliminar
  10. Dª Tuxina:
    Demasiado heavy para esas criaturas, me parece.

    ResponderEliminar
  11. D. Carlos:
    No lo creo, hasta donde mis conocimientos alcanzan.

    ResponderEliminar
  12. Dª ElenaNito:
    Algo pesado para un sueño, me parece. Tal vez sería más efectivo la sexta de Beethoven.

    ResponderEliminar
  13. Lo importante es enseñarles una buena cultura musical desde pequeños pero una vez han nacido.. aunque luego crecen, se desarrollan, se hacen adolescentes... y escuchan Reaggeton... ¬¬

    ResponderEliminar
  14. Dª Chocolat Soul:
    Se nota que, con el crecimiento, se les va estropeando el oído. Posiblemente por exceso de cerote.

    ResponderEliminar
  15. Yo creo que a los bebés les pongas Mozart o el silbido de una locomotora pasando delante de una estación a todo meter, les produce el mismo efecto.

    Lo que a los bebés les llama la atención son los movimientos. Lo malo es que si algunos se enteran de esto son capaces de ponerles pelís de Almodovar. Y entonces está claro que desarrollarán instintos criminales.

    ResponderEliminar
  16. D. Javier:
    Ponerles una peli de Almodóvar sería una crueldad para las criaturitas, ¡pobrecillos!

    ResponderEliminar