miércoles, 12 de mayo de 2010

Sin comerla ni beberla

Después de unos cortos días de asueto pasados por agua y disfrutando de las delicias gastronómicas del lugar, regreso de La Coruña para encontrarme con este pobre hombre que lleva 70 años sin catar una almeja.


Prahlad Jani, el hombre que sobrevivió sin comida ni bebida durante 70 años

(de "ojocientífico.com")

Prahlad Jani es una celebridad en este momento gracias a su peculiar forma de vida. Jani es indio (obviamente), y es el hombre que vemos fotografiado arriba. Su virtud es más bien un don, un misterio o una inquietud para la ciencia, pues según dice ha pasado setenta años sin ingerir alimentos ni beber agua.

La cuestión es físicamente imposible, y un ser humano difícilmente pueda sobrevivir más de cincuenta días sin consumir alimentos (menos si además no bebe agua), y la huelga de hambre más larga registrada alcanza los setenta y cuatro días. Jani la sobrepasó con creces, y actualmente está siendo estudiado por las autoridades de defensa indias para comprender qué es lo que ocurre en su organismo.

Jani abandonó su casa a los siete años, y a partir de ahí llevó una vida nómada hasta hoy, a sus 82 años de edad. Según declara no come ni bebe hace setenta años, y él explica ésto como un don divino. Sin embargo. La Defence Research Development Organisation de la India tiene dudas respecto a sus declaraciones, y está observándolo de cerca.

Hace seis días que Jani no consume alimentos ni bebe agua, y se encuentra en forma y con salud estable. Lo mismo ocurrió en el 2003, cuando fue analizado y pasó diez días sin comer ni beber, y su cuerpo no mostró señales de verse afectado. Su orina se formaba en su vejiga y era absorbida por el organismo, y aunque pasó la prueba, se generaron algunas dudas al haber bajado ligeramente de peso hacia los últimos días de la prueba.

Actualmente se encuentra en monitoreo por quince días, y los científicos indios esperan conocerlo a fondo para aprender cómo funciona su cuerpo.

Un medico hindú, especializado en “habilidades sobrenaturales”, asegura que lo que dice Jani es cierto, mientras otros simplemente lo consideran un fraude.
“Si sus alegaciones se comprueban, va a haber una revolución en la ciencia médica”, dijo el Dr. GIlavazhagan, director del Instituto de Psicología y Ciencias Asociadas.
“Seremos capaces de ayudar a salvar vidas humanas durante desastres naturales, naufragios u otras condiciones adversas. Podemos educar a la gente sobre las técnicas de supervivencia en ese tipo de situaciones, con poca o ninguna comida o bebida”.

Ojalá se logre descifrar el funcionamiento del cuerpo de Jani y los científicos encuentren la manera de que se pueda vivir de forma tan espartana, lo que podría aliviar los efectos de la situación económica mundial. Los parados, por ejemplo, no tendrían que preocuparse por no tener dinero para ir al super.

25 comentarios:

  1. Buenos días, Bwana. Se le ha echado de menos, que lo sepa.

    Respecto a mi paisano Prahlad, sólo puedo decir que me ha dado tanta hambre que me voy a bajar ahora mismo a la calle a tomarme un pincho de tortilla a su salud.

    ResponderEliminar
  2. El Dr. GIlavazhagan ese que dice que el jani puede suponer un hallazgo de la Ciencia, es un "probe" crédulo.

    El Jani, igual que el De Juana en la cárcel, come más que todos nosotros pero a escondidas. Véte a saber y se alimenta de las numerosísimas moscas que giran a su alrededor.

    ResponderEliminar
  3. Bwana, espero que haya disfrutado de su corto asueto y viendo a este pobre señor no se arrepienta de los "excesos" que cometió

    ResponderEliminar
  4. Seguro que el señor Jani es el orgulloso poseedor de una Power Balance que le regula el organismo, le deja el pelo suave y lustroso y le hace la declaración de la renta.

    Bienvenido y un bico

    ResponderEliminar
  5. O_o veeeeeenga YAAAAA¡¡¡

    Cierto que el poder de la mente es poderoso pero...

    No me cabe en la cabeza¡¡

    ResponderEliminar
  6. Espero que sea verdad y nos cuente su secreto, porque tal y como se ha puesto lo del trabajo...

    ResponderEliminar
  7. Dª Maharani:
    Yo también las/los he echado de menos; tenía un "mono" de espanto y brinco.
    Que le aproveche el pincho.

    ResponderEliminar
  8. D. Javier:
    Es muy posible que su suposición sea cierta. Gente entendida me asegura que hay muchas vitaminas en esos dípteros.

    ResponderEliminar
  9. Dª Maril:
    Le aseguro que lo he pasado muy bien, poniéndome como "el kiko" de esas delicias marinas y disfrutando de la grata compañía de los lugareños. No tengo el menor remordimiento ante la visión de ese comedor de moscas.
    Un saludo y bienvenida a este blog.

    ResponderEliminar
  10. Bienhallado sea Ud. Sr. Bwana. Ya le advertí de las inclemencias del tiempo Atlantico. Eso sí, lo de sus mariscadas me ha dado algo de envidia.

    Propongo al gobierno que nos traiga a ese "pájaro" por aquí y nos cuente sú secreto, que en algúnas familias numerosas, tál como está el panorama, no les iria nada mál ponér en práctica sú sabiduria arcana para llegár a fín de més con desahogo, que los del "super" de la esquina han desempolvado el cartelito de "Hoy no se fia,Mañana sí"

    ResponderEliminar
  11. él se lo pierde..a la marinera están sublimes, para un vicio que tenemos los pobres...me alegra mucho la vuelta

    ResponderEliminar
  12. Dª Tuxina:
    ¡Ja, ja! Habrá que comprarse uno de esos Power Balance si hacen todas esas cosas.
    Gracias por el bico.

    ResponderEliminar
  13. Dª EleNanito:
    Según apunta D. Javier la explicación está en las moscas. Me parece una hipótesis plausible.

    ResponderEliminar
  14. D. Explorador:
    Yo también confío en el desarrollo de la idea. Además de solucionar el problema del super, evitaría el desagradable exceso de grasas.

    ResponderEliminar
  15. D. rodericus2009:
    Me alegro mucho de su presencia. La ventaja de los aires norteños es que se soportan con satisfacción, mientras se entretiene uno extrayendo las carnes de esos crustáceos tan agradables. De paso, se prepara el tubo digestivo para cuando haya que cazar palomas para almorzar.

    ResponderEliminar
  16. Dª Maribeluca:
    Y yo encantado con su fidelidad a este modesto blog.

    ResponderEliminar
  17. Pues si Bwana, después de numerosos intentos el hijo puta de blogger me deja poner comentarios. Como se me ha olvidado ya lo que le iba a contar simplemente le doy la bienvenida al duro día a día.

    ResponderEliminar
  18. D. isra:
    No piense que el problema del blogger es suyo, de su propiedad suya de Vd.
    Parece que han habido desajustes generales en el sistema que han vuelto loco a más de uno.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. Bienvenido a casa, pero del hindú ese no me creo ni el nombre que figura en su dni.
    Seguro que a cuenta de las investigaciones alguien se lo está llevando calentito, como con el cuento del calentamiento global.
    Si queremos saber la verdad, que no lo investigue Garzón.

    ResponderEliminar
  20. ????????? Como es posible??? Hay truco, porq sino no me lo explico...

    ResponderEliminar
  21. Aunque sinceramente, no sabe este hombre lo que se pierde!

    ResponderEliminar
  22. D. aspirante:
    El tal Prahlad me parece un tricalero comparable al ocupante de la Moncloa. La diferencia es que el hindú engaña a unos cuantos pseudo científicos, mientras que ZP estafa a un país entero y a parte del extranjero.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  23. Dª Chocolat Soul:
    El artículo no especifica si Jani, además de restringir la comida, también practica otras abstinencias. Una vida muy triste, proclamo.

    ResponderEliminar
  24. Yo se como lo hace.

    Este buen hombre tiene fotosíntesis.

    Un gran paso en la evolución.

    A partir de ahora los excesos de CO2
    no producirán cambios climáticos, sino malas digestiones.

    Un saludo D.Bwaniña.

    ResponderEliminar
  25. D. Laslo:
    ¿O sea que se trata de una planta, en lugar de un hombre? ¡Vaya agudeza la suya, amigo!
    Un abrazo

    ResponderEliminar