lunes, 10 de enero de 2011

EL MARIDO ERA MUJER


Después de seis meses de casada, la novia descubre que su marido…es una mujer
(de Metro.co.uk)

Minati Khatua, de Orissa, (India), ha descubierto el engaño cuando se disponía a ducharse con su “marido”.

El marido, de nombre Sitakant Routray, le había dicho que no deseaba consumar el matrimonio porque respetaba un ritual de su religión.

La policía ha iniciado una investigación de ese matrimonio ya que se sospecha que todo el ceremonial pudo celebrarse simplemente para recibir la dote acostumbrada en estos casos y que incluye un coche, joyas y unos 300 euros entre otros regalos.

“Me parecía que se comportaba de forma muy respetuosa conmigo, pero cuando entré en el cuarto de baño que estaba "él" usando, no me cupo la menor duda de que mi marido era 100% mujer”, dice la Khaktua. (Se comenta, se dice, que Routray disfruta ahora de un coche y un jeep, comprados con préstamos recibidos del banco a nombre de la señora Khaktua).

“Traté varias veces de averiguar si era hombre, pero fallé. Lo que me temía se ha comprobado: es una mujer”, agregó la Khaktua.

He aquí un caso para reflexionar profundamente. Si la Khakatúa hace honor a su nombre es posible que no hiciera averiguaciones más íntimas porque pensaba que su marido necesitaba más tiempo para acostumbrarse a ella, antes de usar el tálamo nupcial. Si no recibió ninguna instrucción de su señora madre sobre cómo tratar a su cónyuge, debería quejarse ante la progenitora; pero si la madre le dio las explicaciones requeridas y no hizo caso, es que la pobre es gilicompleta.

Por otro lado, observo que en la India se conservan ciertas costumbres que, en Occidente, han ido desapariciendo. Me refiero a su extrañeza por la boda entre dos personas del mismo sexo, lo que, por ejemplo, en Estepaís, no presenta ningún problema. También se nota su respeto a la religión, ya que la excusa del marido-mujer de que "su religión le impedía consumar el matrimonio" le pareció normal a la señora Kakatúa.

En resumen, un perfecto argumento para una película erótica.

10 comentarios:

  1. Anónimo10/1/11 8:10

    Respecto al estado sexual del marido no creas que difiere mucho en muchísimos casos de España aunque con matices.
    Es probable que no cuele una mujer por marido pero sí un maricón camuflado. También viceversa.Y esos casos los hay a montones.

    ResponderEliminar
  2. Vamos que le dieron gato por liebre, o mejor dicho almeja por salchichón.

    ResponderEliminar
  3. Tan tonta es la señora que traga con el cuento de la religión?
    Esa religión que impide consumar el matrimonio no puede existir por falta de feligreses.
    A ver quién se apunta a ella!

    ResponderEliminar
  4. El olor a chirla con esas humedades es difícil de disimular... esa es tonta.

    ResponderEliminar
  5. D. Javier:
    Aquí cuela cualquier cosa; no hay más que fijarse en ZP y su mariachi.

    ResponderEliminar
  6. D. CAROLVS II:
    ¡Muy bueno! El salchichón resultó ser sobrasada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. D. aspirante:
    Esa señora, cuyo nombre es significativo, estaba dispuesta a cualquier cosa, con tal de que la aceptara el/la marido.

    ResponderEliminar
  8. S. isra:
    Yo supongo que cualquier olor quedaba disimulado por los baños en el Ganges.

    ResponderEliminar
  9. Qué cosas pasan en mi tierra, Bwana.

    ¡Seis meses! ¿no estaría la Khakatua un poco mal de la visual?

    ResponderEliminar
  10. Dª maharani:
    En todas partes cuecen habas, señora.
    Además de estar mal de la visual, tampoco le debíen fundionar otros sentidos.

    ResponderEliminar