martes, 25 de octubre de 2016

UN LORO MUY, MUY CABREADO

La indignación de este loro, ante el salvaje atropello de su vivienda por un desaprensivo sujeto, le hace repetir todos los insultos que aprendió de sus vecinos y propietarios.

Aunque los angloparlantes no disfrutan de un caudal de tacos tan rico como el español, el loro se los sabe todos y los pronuncia correctamente. 

4 comentarios:

  1. Desde luego ese loro si pudiera acuchillaba al mentecato que le ha provocado. Su rabía es muy parecida a la de los que se trabajan algo durante años para tenerlo a mano y de pronto un camión te lo aplasta.

    Me imagino a un tipo construyendo un tejado teja a teja para que no entre el agua de lluvia y un día le cae encima un meteorito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A menor escala, por supuesto, cuando construyes un castillo de naipes, después de un par de horas lo has terminado y se presenta un maldito "soplón" y lo derriba.

      No sé por qué el loro no ha utilizado su potente pico, para romperle la naríz al atacante. He visto a otros loros que lo clavaban sin contemplaciones.

      Eliminar
  2. Sabia que ese pájaro me recordaba a alguien y lo acabo de recordar : a TRUMP en día en que le quitan a Sonia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es cierto, la verborrea es muy parecida.

      Eliminar