lunes, 7 de junio de 2010

La orquesta de verduras


La orquesta vegetal de Viena
(de Odditycentral.com)


La orquesta vegetal de Viena hace música orgánica, utilizando instrumentos de vegetales.
Trompetas de pimiento, bongós de apio, violines de puerro, trompas de pepino, tambores de calabaza, etc., son los instrumentos utilizados por la orquesta para entretener a la audiencia con su música orgánica. La extraordinaria orquesta fue fundada por estudiantes, que empezaron utilizando vegetales por diversión, pero que pronto se dieron cuenta de que el invento podía ser una cosa seria.
Los doce miembros de la orquesta vegetal diseñan sus instrumentos utilizando cualquier vegetal que tengan a mano en el lugar donde actúan. Después de doce años haciendo música vegetal, el grupo ha aprendido qué clase de verdura suena mejor en cada país, según una serie de factores, como clima y contenido en agua del vegetal. Necesitan 70 kilos de verdura fresca para cada concierto y tres horas para diseñar los instrumentos que van a usar. Pero esa música no existiría sin los equipos de tecnología moderna, como amplificadores o micrófonos de última generación. Combinando sonidos de hojas de col estrujadas, pepinos rotos, etc., crean un tipo de música, descrita como algo entre música tecno y canciones de ballenas, que hipnotiza a los espectadores.
El video que sigue es descriptivo de la secuencia de acontecimientos que empiezan con la compra de los futuros "instrumentos" en el mercado.





¡Hay que ver la cantidad de menestra que se podría hacer con 70 kilos de verduras! No creo que estos chicos la preparen con instrumentos musicales, aunque cualquier cosa es posible. Tampoco he leído nada sobre el destino final de esos peculiares vegetales, una vez utilizados. Sería bueno saber si los venden a algun restaurante de esos de diseño, para sus creaciones esculturales.

22 comentarios:

  1. No deja de sorprenderme laimaginación humana.

    ResponderEliminar
  2. Cuando alguien no sirve para alguna profesión que le gusta, se inventa una variante de esa profesión y éstos son un ejemplo.

    La culpa de su éxito no la tienen ellos. La tiene el cada vez mayor número de desequilibrados emocionales que no saben cómo perder el tiempo.

    ResponderEliminar
  3. Ya conocía yo a estos. Qué quiere que le diga. Igualmente orgánica es la música que se hace con instrumentos de madera, que encima tienen más posibilidades y duran mucho más. A mí es que desperdiciar la comida de esa manera me parece un crimen.

    ResponderEliminar
  4. Hombre, sacarle a una zanahoria un sonido parecido a una flauta igual tiene mérito. Lo que me parece chorras total es ponerle un micrófono a una col y frotarla. Otra pega que le veo es lo efímero de los instrumentos, que se les quedarán pochos antes de que acabe el concierto.
    Vamos, que no hay por donde cogerlo.

    ResponderEliminar
  5. pues anda que lo del concierto para chuchos de Lou Reed y su parienta..espero que si no les ha gustado se llevaran un bocado en las posaderas...

    ResponderEliminar
  6. Pa matarlos a todos, oiga, músicos , público y director incluido. Por cierto D. Bwana, el director que emplea acomo batuta ¿un rábano tieso? ja, ja, ja,

    Saudos D. Bwana.

    ResponderEliminar
  7. D. mamuma:
    Es el resultado de no tener nada que hacer.

    ResponderEliminar
  8. D. Javier:
    Estoy de acuerdo en que la culpa es de los que pagan una entrada para verlos.

    ResponderEliminar
  9. Dª Ginebra:
    No se le escapa el detalle de la economía doméstica. A mi también me da pena esa sopa de verduras desperdiciada.

    ResponderEliminar
  10. Dª Maharani:
    ¡Imagine la cantidad de purrusalda que podría hacerse con esos magníficos puerros!
    Un auténtico abuso.

    ResponderEliminar
  11. Dª Maribeluca:
    Ya he visto ese concierto de chuchos. Lo tenía en cartera pero me decidí por éste, por lo ecológico.

    ResponderEliminar
  12. D. Carlos:
    Ni siquiera sé si tienen director. Me parece que cada cual va a su aire (o a su verdura).

    ResponderEliminar
  13. Mal no suena, y la creatividad no se la voy a negar, pero mi madre diría que con la comida no se juega, y tiene razón.

    Un bico

    ResponderEliminar
  14. El de la derecha me ha recordado a Sasha Grey trabajandose a un negrata de apéndices desproporcionados... por cierto, con judías y garbanzos también se hace música, una vez hecha la digestión.

    ResponderEliminar
  15. Dª Tuxina:
    Lo mismo me decía mi madre. Pero hoy en día todo está desmadrado.

    ResponderEliminar
  16. D. isra:
    ¡Cuánta razón tiene con lo de la música de viento!
    ¿Conoce la Sonata en Do Sostenido Mayor de la fabada?

    ResponderEliminar
  17. Ya no saben que inventar para llamar la atención...

    ResponderEliminar
  18. Y cómo lo llaman?
    Eco-música? Bio-música? Música verde? Música sostenible?
    Seguro que Zp es fan del grupo.

    ResponderEliminar
  19. Soy la única que a pensado mal cuando ha visto el instrumento de el tío de la derecha en la foto?

    ResponderEliminar
  20. Dª Chocolat Soul:
    Mucho vividor es lo que hay. Y todo por no trabajar como D. manda.

    ResponderEliminar
  21. D. aspirante:
    No sólo es fan del grupo, sino que debe ser el que toca las castañuelas con rábanos.

    ResponderEliminar
  22. Dª ElenaNito:
    No, no es la única; don isra también ha pensado lo mismo.

    ResponderEliminar