viernes, 4 de junio de 2010

Sobre barbas y barbudos


¿Es Vd. funcionario público en Isesaki (Japón)? Pues despídase de su barba.
(de Asia news)

Situada al norte de Tokio, en la prefectura de Gunma, el municipio ha aprobado una ley que prohíbe cualquier clase de pelo facial para los que pretendan un empleo en el ayuntamiento. Después de recibir protestas por lo desagradable que le parecían al público, las autoridades tomaron la decisión de prohibir esas manifestaciones de hirsutismo voluntario.

La nueva ley tiene un aspecto positivo, pues es parte del código para empleados públicos varones que les permite evitar los clásicos trajes y corbatas como colaboración para rebajar los gastos de aire acondicionado y reducir el calentamiento global. Este peculiar procedimiento para bajar costos ha estado en efecto en todo el país desde 2005, bajo los auspicios del Ministerio de Medio Ambiente. Sin embargo, es la primera vez que un municipio de Japón prohíbe el pelo facial.

Aunque el caballero de la primera foto (el japonés) me parece que luce muy elegante, estoy intrigado con esos pedazo-de-cejas tan espectaculares. Me pregunto cómo ha conseguido hacerlas crecer de esa manera; ¿o se trata de una virguería obtenida mediante mechones de la cabeza adosados con algún pegamento misterioso?


Estos señores que siguen a continuación, participantes en el concurso de Barbas y Bigotes de Alemania, lo tendrían difícil para buscar un trabajo en Isesaki, aunque me barrunto que no tienen el menor interés en ello. El cuidado de tan distinguidas barbas y bigotes los tiene que mantener muy ocupados.





El campeonato lo ganó Guter Kummer, cuya foto sigue a continuación:


No se puede negar que estos caballeron han conseguido adornarse la cara de forma espectacular. Deben tener todo el tiempo del mundo para hacerse esas virguerías todas las mañanas pues, supongo, que dormirán en una cama como cualquier ciudadano y todo el montaje piloso tendrán que repararlo de los naturales estropicios nocturnos. También imagino que no fuman y deben tener unos ahorrillos y una esposa comprensiva.

30 comentarios:

  1. No termino de entender qué tiene que ver el ecologismo y el Medio Ambiente japonés con usar barba o bigote, pero allá ellos. En cualquier caso no me gustan los pelos sin afeitar de la cara.

    Los teutones, teutones son y no hay buscarles explicaciones porque son más cuadrados que el angulo recto.

    ResponderEliminar
  2. Es una pena, pués el nipón luce muy
    cook.

    ResponderEliminar
  3. Creo que cada uno debería de ir como le plazca... últimamente se están instalando una serie de prohibiciones que tienen muy poco que ver con las democracias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Joé con los nipos. Últimamente están saliendo con unas prohibiciones rarísimas y supertontas en todos sitios. Serán cortinas de humo.

    ResponderEliminar
  5. Tengo una foto del pasado mes de diciembre, en Berlín, del amabilísimo empleado de un museo que nos permitió inmortalizar sus espectaculares bigotes. Nada que envidiarle a las cejas del japonés. Por cierto que a mí también me intrigan bastante.

    ResponderEliminar
  6. Seguro que puestos a prohibir, alguna lumbrera de ese gobierno de sociatas soplapollas que mangonea desde La Moncloa, se apunta a la fiesta nipona y en unos días ya tenemos aquí la ley anti-pelo-facial.

    A pesar de que yo luzco barba, no me importaría rasurármela con tal de ver la auténtica jeta del mangante sindicalista Cándido Méndez, una vez desprovista de pelamen.
    Más que nada, para comprobar sin trabas su cara dura y un morro que se lo pisa.

    ResponderEliminar
  7. Y pensar que hay otros que su barba está formada sólo por tres pelos.
    ¡Que mal repartido está el mundo! ¡Que barbaridad!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. D. Javier:
    El efecto de las barbas sobre el calentamiento global tampoco logro entenderlo; a menos que se refieran al que debe sufrir el sujeto portador de esos aditamentos.

    ResponderEliminar
  9. D. mamuma:
    Estoy de acuerdo.

    ResponderEliminar
  10. D. Alejandro:
    Así es; hasta que no salga la ley de "Prohibido prohibir" estaremos fastidiados.

    ResponderEliminar
  11. Dª Ginebra:
    Efectivamente, son cortinas de humo parecidas a las de aquí. Ahora viene una que ríase de la nube del volcán ése de Islandia.
    (Me refiero al mundial de futbol, claro está).

    ResponderEliminar
  12. Dª Reinadelmango:
    ¡Qué gente más elegante, proclamo!

    ResponderEliminar
  13. Supongo que a más barba más calor y más demanda de aire acondicionado.
    Me parece una solución mucho más ecológica afeitarse que darle más candela a la rosca del aire, aún así, mejor me parecería que saliera del sentido común de los trabajadores y no de una imposición de arriba.

    Un bico

    ResponderEliminar
  14. D. José Luis:
    Veo que está dispuesto a sacrificar su barba por descubrir qué hay detrás de la del Cándido. Lo más probable es que apareciera un rostro colorado como un tomate por el bochorno que tiene que sufrir por su actuación y que ahora disimula con esa cabellera facial.

    ResponderEliminar
  15. D. Carlos:
    Mal repartido y mal distribuído. Mi primo N. tiene pelos hasta en las palmas de las manos, pero ni uno en la cocorota.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Dª Tuxina:
    Siempre la manía de prohibir, no tenemos remedio.

    ResponderEliminar
  17. hay barbas elegantes, barbas de tres días que a algunos les quedan muy mal y a otros muy requetebien, y las horrorosas barbas de chivo de los tíos sexys del turbante...y para los feísimos debería ser obligatoria no te jeringa, qué metiche se está volviendo el personal...

    ResponderEliminar
  18. Estoy de acuerdo con Maribeluca, para los feos debería ser obligatoria. Incluso hay guapos, como este señor, que están bastante mejor con barba que sin ella.

    También me intrigan los pelos de las cejas del primero y entiendo que prohiban ir así si es un empleo de cara al público, porque pueden espantar al personal.

    Y lo del calentamiento global es como un comodín que vale para convencer de cualquier chorrada que se le pase a uno por la cabeza.

    ResponderEliminar
  19. La foto del ganador me recuerda a Leandro Alfonso Luis de Borbón Ruiz Moragas. ¿Es él in person o hay otro bastardo real tudesco?

    ResponderEliminar
  20. Pues yo respecto de las barbas lo tengo muy claro

    ResponderEliminar
  21. Dª Maribeluca:
    Los del turbante lo que dan es miedo.
    Para tener una buena barba hay que trabajarla mucho. Más fácil es afeitarse al raso y quedar con la cara como culito de bebé.

    ResponderEliminar
  22. Dª Maharani:
    El señor del enlace se ha ido haciendo más atractivo con los años.
    Me gustaría saber cuál es la fórmula.
    El calentamiento global lo tenemos encima de Madriz.

    ResponderEliminar
  23. D. Dams:
    Lo ignoro, pero si no es don Leandro, a lo mejor es lo que Vd. dice y aún no ha reclamado el apellido.

    ResponderEliminar
  24. D. isra:
    O séase, que Vd. es lampiño.
    Igual que un servidor.

    ResponderEliminar
  25. Sin duda alguna los accionistas de Gillette y el gremio de barberos nipones apoyarán la medida con entusiasmo.

    ResponderEliminar
  26. D. aspirante:
    Seguro que sí, aunque la primera cortada a los alemanes de las fotos tendrían que hacerlas con tijeras de podar.

    ResponderEliminar
  27. Barbas... ahorrar... calentamiento global...

    O_O

    Todo en una misma noticia¡¡¡

    A mi me gustan las barbitas,
    pero nada de esos bigotes¡¡ xD

    ResponderEliminar
  28. En la Rusia zaarista, Ivan el Terrible creo que hizo algo parecido, en aquel entonces no podían poner el calentamiento global como excusa, ni se lo imaginaban.

    Creo que para estos aprendices de totalitarismo estatal, la excusa del cambio climático, se les está empezando a repetir.

    Propongo hagamos un esfuerzo para darle otras excusas a estos individuos tan poco imaginativos.

    Por ejemplo:
    "Se prohibe la barba porque se desperdicia mucha comida pegada a ella que podría ayudar a paliar el hambre en el mundo".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Dª ElenaNito:
    Hoy mismo me dejo perilla.

    ResponderEliminar
  30. D. Laslo:
    ¡Muy buena idea! Ya estoy viendo a la ONG "Por alimentos contra barbas" cobrando alguna subvención
    interesante.

    ResponderEliminar