martes, 8 de junio de 2010

Pájaro tragón


Envían al gimnasio a un pájaro obeso en Sídney, Pesa 565 gramos, cerca de un 40% más que un pájaro adulto normal de su especie


(de Público.es)


Una kookaburra australiana será sometida a ejercicios personalizados después de haber engordado por comer salchichas hasta el punto de no poder volar.

La kookaburra comenzó a tener problemas con su peso cuando los residentes de un parque de Sídney comenzaron a alimentarla con las salchichas de sus parrilladas.

El pájaro pesa 565 gramos, cerca de un 40% más que un pájaro adulto normal de su especie, por lo que está tan fuera de forma que no puede volar.

"En la naturaleza habría comido animales pequeños como ratones o lagartijas enteras, pero las salchichas son demasiado para ella", dijo Gemma Watkinson, enfermera del hospital de vida silvestre Taronga Zoo de Sídney.

Un residente de Sídney llevó el pájaro al zoológico después de ver a algunos perros persiguiéndola en el suelo.

"La kookaburra ha estado en el centro de rehabilitación para aves durante un par de semanas, con una dieta ligera diseñada por nuestro especialista", dijo Watkinson.

Después de un riguroso régimen de ejercicios con un entrenador personal durante tres sesiones al día, la kookaburra está ganando la batalla contra su panza, pero aún tiene algo más de peso que perder antes de estar lista para regresar a su hábitat natural.

"Hemos equipado su casa temporal como un 'gimnasio para aves", dijo Watkinson.



El nombrecito del pajarillo se las trae y creo que no se lo merece por la pinta tan simpática que tiene. No parece raro que prefiera unas buenas salchichas en vez de esas porquerías rastreras que comía.


El Taronga Zoo debería preocuparse por otras gorduras más importantes, como la del hipopótamo, en vez de fastidiar al pobre pajarito. Y no me extrañaría que la tal Gemma fuera una buena candidata.

16 comentarios:

  1. El pájaro es una monada y si es el de la foto no parece tan gordo, si no fuera por el cabezón. Están como una cabra estos australianos.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, a ver, que yo sepa los kokas estos no están en peligro de extinción así que pájaro más pájaro menos tampoco es como para malgastar recursos de esa manera ¿no? que le encierren en una jaula y le pongan a dieta de alpista (como quiere hacerme a mí la dietista) y listo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8/6/10 11:43

    Pájaro pequeño y tragón, pájaro cagón.

    Saludos D. Bwana.

    ResponderEliminar
  4. se preocupan de los pajaros y seguro que hay cada uno por ahi que da penita verlo

    ResponderEliminar
  5. Dª Maharani:
    Debe ser el efecto de convivir con los canguros.

    ResponderEliminar
  6. Dª Ginebra:
    Me parece un comentario muy oportuno el suyo; ¡a dieta de alpiste todo el mundo!

    ResponderEliminar
  7. D. Carlos:
    También es aplicable a palomas y urracas, desde luego; aunque estas últimas cagan hasta sin comer.

    ResponderEliminar
  8. pobre bicho, seguro que también le han dejado sin copa y puro...

    ResponderEliminar
  9. Dª Cristina:
    Tiene razón; seguro que a los del zoo les sobra grasa cantidad.
    Me alegra verla por aquí.

    ResponderEliminar
  10. Dª Maribeluca:
    Y sin café, para completar. Hay gente muy cruel por esos andurriales.

    ResponderEliminar
  11. El problema es que no se la veía ni se la podía coger y cuando meaba era una lotería donde salpicaba.

    Más que a un gimnasio debería ir a un cuartel para que lo pongan firme y le enseñen educación y buenos modales.

    ResponderEliminar
  12. Podría facilitarme la dirección de ese zoo?
    A ver si su dieta y su entrenador consiguen adelgazar a un amigo mío, que a mí no me hace falta!

    ResponderEliminar
  13. D. isra:
    Pudiera ser, pero creo que a los pájaros les importa un bledo a quien salpican.

    ResponderEliminar
  14. D. aspirante:
    Desconozco las señas del entrenador, pero creo que se basa en la dieta del alpiste y los cañamones.

    ResponderEliminar