lunes, 11 de abril de 2011

BOSTEZO EXAGERADO

Bostezó durante la clase y no pudo volver a cerrar la boca (de 20minutos)
¿Cuántos de vosotros habéis bostezado en clase? A ver, esas manos… no seáis tímidos. Vale, me parece que todos hemos bostezado alguna vez. Desde el clásico “es que la clase es un coñazo insuficientemente entretenida” al “anoche salí de juerga” pasando por “es que El partido de las 12 estaba muy interesante”, el caso es que quien más, quien menos, alguna vez ha hecho lo del león de la Metro mientras el profesor explicaba.

Pues bien, os podéis dar por satisfechos si después de cada bostezo habéis sido capaces de cerrar la boca, porque Holly Thompson no tuvo tanta suerte. Holly tiene 17 años y estaba en su clase de Northampton, en Reino Unido, cuando un bostezo empezó a recorrerle todo el cuerpo.

Cuando llegó a la boca, lugar natural de estos inoportunos visitantes, ésta se abrió tanto que dislocó la mandíbula. Avisó a una compañera de clase para que le ayudara a cerrarla, pero sólo consiguió que le hiciera más daño. No les quedó otra que avisar al profesor y así, sin hablar y con la boca abierta, fue llevada a la enfermería del colegio, donde la enfermera tampoco fue capaz de arreglar la situación.

“Todos mis compañeros y profesores lo vieron muy divertido y estallaron en carcajadas. Fue horrible”, cuenta Holly, cuya historia fue grabada por la BBC y recogida por varios medios británicos. La trasladaron al hospital donde esperaba la solución a sus males. Un remedio tan rudimentario como efectivo, debemos decir. La doctora Ejiro Obakponovwe le introdujo 26 palitos de esos de “abra la boca y diga aaaaaaaaaaaaa” para que la mandíbula se desbloqueara, algo que ocurrió poco después. Holly, que tenía 16 años cuando sucedieron los hechos, allá por octubre, estuvo cinco horas con la boca abierta y dice que el motivo de su bostezo no fue que la clase fuera aburrida.


El procedimiento de la Dra. Ejiro Nosequé es mucho menos traumático que el que utilizaba un servidor con la suegra (quepd) que también tenía a menudo ese desencojonamiento de mandíbula. Un directo de izquierda en la barbilla arreglaba el problema.

Otra ventaja que le veo es que, mientras se recogen esos palitos, se va disfrutando de los helados.

12 comentarios:

  1. Estas frikadas solo les pasan a los guiris mire usted...que mal está el mundo!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11/4/11 9:02

    Lo más llamativo de esta situación es : A) La cara de tonta que tiene la interfecta, y B) la cutrez de la sala esa en donde le aplican "el tratamiento".

    ResponderEliminar
  3. Por lo menos estuvo todo ese tiempo sin poder hablar, que con la cara de tonta que tiene a saber cuántas estupideces podría haber dicho en ese intervalo.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que se resolvería con la amenaza de hacerle aguantar un discurzocompleto de Chaves.

    ResponderEliminar
  5. D. CAROLVS II:
    Tan mal anda el mundo que estoy por creerme la profecía de Nostradamus para el 2012.....

    ResponderEliminar
  6. D. Javier:
    Estoy de acuerdo:
    1) La cara no refleja mucha inteligencia, y,
    2) La salita es un poema y el aspecto de la doctora tampoco es muy tranquilizante.

    ResponderEliminar
  7. D. aspirante:
    Así es; éso que se ahorraron los interlocutores.

    ResponderEliminar
  8. D. MAMUMA:
    Tal vez fuera más interesante hacer bostezar al Chaves, a ver si calla un ratito.

    ResponderEliminar
  9. Qué cosas más raras pasan por el mundo adelante xDD

    Besos Sr. Bwana :)

    ResponderEliminar
  10. Dª Ra:
    Demasiados locos sueltos, éso es lo que pasa. Luego se queda la gente con la boca abierta.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Son unos exagerados estos británicos.
    A una tía mía también se le descuajeringaba la mandíbula cada dos por tres y ni salía en youtube (bueno, es que entonces no había) ni le ponían palitos. En urgencias le daban un golpe seco y a su sitio, hasta el siguiente bocata.

    ResponderEliminar
  12. Dª maharani:
    ¡Éso, éso! Un buen golpe en la mandíbula y adiós manías.....

    ResponderEliminar