miércoles, 27 de abril de 2011

VIOLADORES (MUBOBOBO)

Mujeres de Zimbabwe víctimas de un extraño encantamiento sexual
(de Elcorresponsal.com)


Muchas mujeres están denunciando haber sido violadas por los "hombres invisibles de Mubobobo". El Mubobobo es un hechizo que antiguamente se usaba para que los hombres tímidos pudieron abrir los corazones de sus mujeres amadas, quienes accedían a tener sexo con ellos sin siquiera advertirlo. Al difundirse la idea de que el Mubobobo inmuniza contra el SIDA, cada vez más hombres recurren a él. Las mujeres alegan que el Mubobobo es violatorio de los derechos humanos, ya que ellas quedan involuntariamente a merced de los hombres.

"Fue la experiencia más espantosa que haya tenido", dice Chioniso Maponga, mientras se enjuga las lágrimas y cuenta sus misteriosos encuentros sexuales en Chiredzi, sur de Zimbabwe, que han dejado su vida hecha tiras.

Ella es otra de las muchas mujeres en el país que han sido víctimas de ese "encantamiento sexual"conocido como Mubobobo, que permite al hombre que lo usa dormir con una mujer sin que ella pueda advertirlo.

Chioniso fue víctima de su desconocido abusador sexual sólo días después de que consiguiera un puesto de maestra en una escuela rural en Chiredzi, cerca de la frontera con Mozambique.

Se despertó "con señales frescas, inequívocas, de un encuentro sexual y se suponía que yo había estado sola en la casa. Quedé muy asustada, no fui a trabajar y estuve con sueño todo el día. Yo me preguntaba qué podía haber pasado porque eso no fue un sueño", dijo.

Los periódicos de Zimbabwe últimamente han estado difundiendo informes de mujeres que denuncian haber sido víctimas de encuentros sexuales invisibles, y de hombres que las toman, completamente desnudos, en circunstancias misteriosas.

Funcionarios de la Asociación de Sanadores Tradicionales de Zimbabwe, una agrupación de botánicos y hechiceros, dijo que un creciente número de hombres se les estaban acercando en busca de Mubobobo, un encantamiento sexual usado para ayudar a los hombres tímidos a lograr que las mujeres de las que están enamorados abran sus corazones.

"Mubobobo ayuda a los hombres a casarse con las mujeres que eligen. Estos días la magia está siendo usada para fines egoístas", dice el vocero de la asociación, Peter Sibanda, uno de los más reconocidos hechiceros tradicionales de Zimbabwe.

Cuando Chioniso relató su experiencia a Martha Gandanzara, otra maestra nueva en la misma escuela, ella descubrió que su colega también había sido víctima de un "hombre de Mubobobo", o probablemente de varios.

Ambas huyeron de la escuela después de sólo una semana, y ahora están luchando para convencer al Ministerio de Educación en Harare de la validez de sus razones para abandonar sus puestos, por lo cual enfrentan la posibilidad del despido.

Pero las mujeres no sólo son escépticas respecto de las presuntas inmunidades atruibuidas al Mubobobo, sino que quieren poner fin a estas prácticas, que consideran violatorias de los derechos humanos. Ellas están movilizándose para enfrentar a las autoridades y la ley, que no condenan la brujería y por consiguiente dejan a los ofensores impunes.

"Aunque no hay ninguna evidencia concreta, nuestra impesión es que se trata de un abuso mental y muchas mujeres necesitan tratamiento después de vivir estas situaciones traumáticas. Nosotras pensamos que éste es un problema de derechos humanos porque permite a alguien manipular a otros," sostiene Renifa Madenga, directora de Msasa Project, una agrupación de mujeres.

Las mujeres están pidiendo tener un encuentro con las autoridades, entre otras cosas, para perdirles la enmienda del Acta de Supresión de Brujería de 1899, por la cual no se reconoce la brujería y define como grave ofensa la acusación de su práctica.

Todos los hombres que recientemente han sido encontrados completamente desnudos en dormitorios ajenos han sido imputados de un cargo menor, como es la violación de domicilio, lo que ha dejado a las mujeres furiosas.

"Quienquiera que haya dicho que la Justicia es ciega, estaba en lo correcto. ¿Cómo puede acusar a alguien sólo de violación de domicilio cuando hay evidencias claras de abuso sexual?", dice Chioniso.

La policía afirma que tiene las manos atadas, y que así permanecerán hasta que las leyes actuales sobre brujería sean adaptadas a la realidad del Zimbabwe moderno.

"Lo único que la policía puede hacer si una persona es descubierta en una casa ajena es imputarle violación de domicilio con intenciones desconocidas", dice el vocero policial Wayne Bvudzijena.



Durante mi visita a Zimbabwe hace tres años no me enteré de este problema. Ni siquiera Peter Sibanda, con el que mantuve una reunión muy instructiva, dijo una palabra sobre el asunto. Se ve que el Mubobobo sigue siendo uno de los secretos mejor guardados de la hechicería africana. No quiero ni pensar si se decidieran a exportarlo a occidente, como han hecho otros países con la droga.


Mañana publicaré otro reportaje que relata la reacción de algunas zimbabwenses a estos abusos.

18 comentarios:

  1. Uy! esto me huele como aquellas "mujeras" que antaño se quedaban embarazadas y acusaban el suceso a la suciedad del agua de la piscina...

    ...por cierto ha quedado muy fino lo de sustituir que el Mubobo abre las piernas de las mujeres con el que las que hombre se quiere acostar, por "abren los corazones"...

    ...como más de uno se enterase de los Mubobos estos en Estepaís!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo27/4/11 8:50

    Vieja historia europea la de ese MUBOBOBO brujeril o santificado.

    Ya hubo en España las monjas alumbradas a las que les pasaba lo mismo, hasta que la Inquisición metió mano a los párrocos y capellanes de los conventos.

    Se ve que esas damas africanas cada vez van avanzando en imaginación y ahora usan la excusa de la brujería.

    Como se enteren de esto las niñatas que van de botellón los sábados, ya tenemos montada otra historia de "embrujamientos".

    ¿No es raro que a los hommes no les visite también el espíritu del Mubobobo?

    ResponderEliminar
  3. Ya tienen una disculpa las jóvenes en los botellones.

    ResponderEliminar
  4. En vez de Mubobobo se debería llamar Mubolistillo.

    ResponderEliminar
  5. Me paice y me santoja cabio un problema de traducción a ver si en lugar de Mubobobo querían decir GARRAFÓN.

    Saludos cordiales (me voy a seguir con la cartilla de Rubio a ver si me se entra en la cabeza eso de las faltas dortografía)

    ResponderEliminar
  6. D. CAROLVS II:
    Pudiera ser cierta su sospecha, pero dese una vuelta por aquí mañana (como tiene la buena costumbre de hacer) y se enterará de la reacción feminista.

    ResponderEliminar
  7. D. Javier:
    Los hommes, como dice Vd., recibirán su merecido pero no buscarán excusas hechiceriles. Ya lo verá Vd. mañana.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. D. MAMUMA:
    En muchos casos les puede servir de excusa, sí señor.

    ResponderEliminar
  9. Dª maharani:
    Es que los que se tragan el cuento son "mu..bobos".

    ResponderEliminar
  10. Bueno, es que abrir las piernas las mujeres es también abrir el corazón... de las tinieblas.
    Ohú. Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  11. D. isra:
    No se preocupe Vd. por las faltas d´ortografía, que se le entiende perfectamente.

    ResponderEliminar
  12. D. José Antonio:
    Efectivamente, para llegar al corazón hay infinitos caminos, algunos más agradable que otros, por supuesto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Eso se arregla en cuanto ardan en la pira unos cuantos brujos y bobos de esos, mano de santo oiga (un poco bestia, eso sí)
    Estoy con la maharani y el isra.

    ResponderEliminar
  14. Dª Maribeluca:
    Algo drástica me parece la medida que insinúa; es preferible el remedio que aplicaron las víctimas y que aparecerá mañana, DM, en este asombroso blog.

    ResponderEliminar
  15. Sí, ya, esta es la versión africana de:
    - yo no se que paso, un día pise una piel de plátano y sin más me quedé embarazada.

    Lo del plátano pisado creo que también previene el SIDA pero es nefasto para la pirámide poblacional.

    ResponderEliminar
  16. D. Laslo:
    Creo que lo del sida era con bananas.
    Mucho sinvergüenza es lo que sobra por ahí.

    ResponderEliminar
  17. En panama lo llamamos zanganos

    ResponderEliminar
  18. En fin................ cuentos de brujería creencias de mundos perdidos

    ResponderEliminar