martes, 19 de julio de 2011

VACACIONES -Parte 2 (El hotel oculto)

Tras recoger la pugnetera maleta donde la rumana y bajarla a pulso los tres pisos del hostal, he logrado meterla en un taxi que me traslada, finalmente, al terminal de Balearia. Son las 5 de la tarde y embarcamos en el ferry Jaume II a través de un clásico "finger", sin problemas para una poderosa maleta con ruedas como la mía.


Es asombrosa la potencia de los motores de estos barcos, que dejan una estela como la de los trasatlánticos. A las cuatro horas desembarcamos en Ciutadella. Lo hacemos en un nuevo puerto, todavía sin terminar (pero ya inaugurado con la correspondiente parafernalia). Hay que bajar la maleta y a un paralítico por las escaleras del ferry, ejercicio bastante peligroso por su estrechez y por estar mojadas. Del punto de desembarque a las oficinas del terminal hay unos doscientos metros y nos esperan otras escaleras, éstas para subir, ya que aún no están operativos los ascensores.



Recibo la calurosa bienvenida de mi hermanita, que me lleva en taxi hasta el espectacular hotel Hesperia Patricia, en que me ha reservado habitación la agencia de viajes.


Gracias a la habilidad del conductor, logramos descubrir el hotel, oculto tras una espesa vegetación.




Desde el hotel hasta el piso de mi hermana hay unos 200 metros, un paseo muy agradable, por cierto, en que se puede disfrutar de preciosos setos de tomillo y romero:




Cómodamente instalado en mi habitación y después de una ducha sin problemas, me dispongo a ver algo de televisión. Como no consigo poner en marcha el aparato, llamo a recepción donde me indican qué teclas hay que pinchar. El televisor se niega a ponerse en funcionamiento, por lo que vuelvo a llamarles. "En la parte superior del receptor hay unas teclas que lo ponen en funcionamiento", es la amable respuesta optenida. Efectivamente, localizo las misteriosas teclas y logro poner en marcha el aparato. El problema es que, cada vez que quiero cambiar de canal, tengo que levantarme de la cama, cosa bastante fastidiosa, por cierto. (A los tres días de , logré que pusieran las pilas al mando, no sin antes haber recibido otro mando, que no funcionaba tampoco).


A la mañana siguiente me vinieron a buscar mi hermana y mis sobrinos para llevarme a Cala Blanca, donde pude disfrutar de un estupendo día de playa.

Mi sobrino, Gabriel y su mujer, Fiorella, dirigen el "chiringuito Hola ola", muy concurrido y en el que presentan diversos artistas. Recomiendo a los lectores que lo visiten, si van a Ciudadela.




Si el tiempo lo permite, mañana continuaré contando mis impresionantes aventuras en la isla, incluyendo mi sorpresa al conocer mi afinidad de gustos con la Lerelei.

Tranquilizarse: será la parte final del reportaje.

14 comentarios:

  1. Bwana, veo que después de un comienzo caótico,todo se va arreglanco.
    qué disfrutes de tus vacaciones.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo19/7/11 8:25

    Bueno, de momento en esta parte le ha ido a Ud. bastante normalito, incluyendo no funcionamiento de aparato TV de hotel, pero nos deja intrigados con la identificación de la LERELEY.
    Quedamos a la espera de la tercera entrega como si de una peli de suspense se tratara.

    ResponderEliminar
  3. Menudas peripecias para llegar a Ciudadela, pero bueno viendo el chiringuito de tu hermana & cia parece que valió la pena

    ResponderEliminar
  4. D. MAMUMA:
    Gracias pero ya terminaron estas mini vacaciones. Como lugar de descanso y limpieza de neuronas, el sitio era ideal.

    ResponderEliminar
  5. D. Javier:
    Agradezco su interés por mis aventuras. A la Lerelei no tuve ocasión de saludarla,(ni falta que me hace) pero su presencia en la isla causó entretenidos comentarios en la prensa local.

    ResponderEliminar
  6. D. CAROLVS II:
    Ya lo creo que valió la pena. Es el mejor sitio que conozco para descansar a base de bien. Y sin abusar de su deliciosa ginebra, por cierto.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, la cosa parece que se arregla.
    Qué envidia me ha dado ver esa playa, por favor. Eso sí, un poco más concurrida que hace unos 30 años, cuando estuve por última vez.

    ResponderEliminar
  8. Bwana, me alegro que la segunda parte de su aventura mejore.Seguramente la tercera superará a la segunda.

    ResponderEliminar
  9. Pues servidora no ha conseguido pasar aún de meter el dedo gordo del pinrel en las gélidas y turbulentas aguas cantábricas, menuda suertaza con el tiempo...que lo disfrutes Bwana (y que no te encuentres con la lerelei)

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  10. Dª maharani:
    La playa y Ciutadella, siguen siendo una maravilla.
    Supongo que la conoció Vd. de niña; lo digo por su juventud presente.

    ResponderEliminar
  11. Dª Maril:
    No le quepa la menor duda. Disfrute Vd. con mi entrada de mañana.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Dª Maribeluca:
    Es lo que pasa por irse al norte. Todo muy bonito, muy verde, pero el clima no suele acompañar.
    Con la Lerelei no me tropecé, por fortuna.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Ostras tú D. Bwana, me deja usted anonadado con lo del mando de la TV, menos mal que no le enviaron un técnico en telecomunicaciones para determinar que lo que le faltaban eran pilas.
    Espero ávidamente el desenlace de su periplo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. D. Carlos:
    Lo cierto es que yo mismo podría haber solucionado el problema desde el primer día, comprando unas pilas donde los chinos. Otra vez será.
    Saludos

    ResponderEliminar