lunes, 8 de agosto de 2011

BURBUJAS


Me encontraba sumido en profundas reflexiones sobre el motivo de que las patatas se vuelvan zapateras, cuando distrajo mi atención este artículo de "Muy interesante":


¿Se tiran pedos los peces?


En principio, el sentido común indica que los peces no padecen flatulencias o, al menos, nunca se ha visto que produzcan burbujas.

La presencia de aire en el intestino es propia de los animales terrestres, y más comúnmente de los mamíferos. Su acumulación está provocada por los gases que pasan al tracto intestinal desde el torrente sanguíneo o por la acción de la flora microbiana instalada en el aparato digestivo.

A diferencia de los mamíferos, los peces ingieren el oxígeno y otros gases disueltos en el agua a través de la respiración y la alimentación. Además, el tubo digestivo de estos seres vivos es recorrido periódicamente por bocanadas de agua que disuelven los gases que se liberan desde la sangre al intestino. Por último, los peces no poseen el tapiz microbiano típico de los vertebrados superiores, por lo que carecen de este mecanismo productor de ventosidades.


De todo lo cual infiero que esas burbujas que aparecen en el agua son producto de bañistas mal educados/as. Ya me extrañaba que los peces tuvieran esas malas costumbres.

10 comentarios:

  1. Aclaradas sus preocupaciones sobre las burbujas en el agua de piscinas y playas. No obstante, tendría Ud. que asegurarse de que las ballenas, por ejemplo, no sean las causantes, aunque no he visto ninguna en piscinas pero sí ballenatos con patas.

    ResponderEliminar
  2. Depende de la dieta Bwana, los peces del cantábrico si son generosos en cuescos, gracias sobre todo a la ingesta masiva de fabada y derivados garbanciles.

    ResponderEliminar
  3. Clave este artículo para desenmascarar a aquellos que se ventosean aprovechando la confusión del agua...por eso no me gustan las playas, nunca puedes saber si que tienes al lado se está peando, meando o cagando en tus narices...

    ResponderEliminar
  4. D. Javier:
    Su comentario me ha abierto los ojos: la culpa es de los ballenatos terrestres que, como buenos mamíferos, llevan aire en los intestinos.
    Agradecido.

    ResponderEliminar
  5. D. isra:
    ¿Será esa alimentación, que Vd. indica, la razón de que las costas de esa zona den tantas exquisiteces?
    Interesante.

    ResponderEliminar
  6. D. CAROLVS II:
    Tiene toda la razón del mundo: la multitud playera permite el desahogo de algunos, disimuladamente. En las piscinas la suelta de aguas menores o mayores es más delatora.

    ResponderEliminar
  7. Pues un punto más a favor de los peces, que no contribuyen al cambio climático como ocurre con el ganado flatulento.
    (Qué cosas se encuentra por ahí, Bwana)

    ResponderEliminar
  8. Cuando vea burbujas en el agua no sea mal pensao, D. Bwana, mire "ustez" como beben los peces el el rio, lailo, lailo, leré, leré.

    Un saludo D. Bwana.

    ResponderEliminar
  9. Dª maharani:
    Gracias por recordarme anteriores posts.
    Los peces, como más me gustan, es convertidos en pescado y, preferiblemente, a la plancha. Aunque la merluza albardada es mi perdición.

    ResponderEliminar
  10. D. Carlos:
    Le agradezco el detalle del vídeo, aunque los "chunguitos" ésos no gozan de mi predilección.
    Un saludo

    ResponderEliminar