martes, 2 de agosto de 2011

EL OLOR Y EL ESTRÉS


Aromas anti estrés

(de Muy interesante)

Un equipo de científicos japoneses acaba de demostrar que el olor a limón, naranja, albahaca, mango, lavanda, canela y otras fragancias de origen vegetal modifica la actividad de los genes y la química sanguínea de tal modo que se reducen los niveles de estrés. Sus conclusiones se publican en la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry.

Según cuentan el investigador Akio Nakamura y sus colegas en el estudio, los humanos han inhalado los aromas de las plantas desde tiempos remotos para tratar de reducir el estrés, combatir la inflamación y la depresión, e inducir el sueño. La mayoría de las sustancias empleadas con estos fines contiene linalool, un terpeno presente en más de 200 plantas. Utilizando ratas de laboratorio, Nakamura ha demostrado que aspirar linalool reestablece los niveles elevados de neutrofilos y linfocitos que acompañan al estrés a valores casi normales. Además, sus investigaciones revelan que inhalar esta sustancia reduce la actividad de más de 100 genes vinculados al estrés.


Posiblemente no harían falta esos remedios si dejáramos de oler ciertos aromas que despiden algunos "endividuos". Nuestro estrés no precisaría de ninguna medicina si no estuviéramos sujetos a la peste emitida por los alerones, boca o pies de muchos humanos, sobre todo en estas fechas veraniegas. La ducha diaria es inútil si no se complementa con ropa limpia; en ésta es donde permanecen las "fragancias", aunque se hayan limpiado las carnes del sujeto.

Por otra parte el Nakamura debería dejar de hacerse el descubridor; a todos hace tiempo que nos gustan los aromas que dice haber descubierto.

Con el debido respeto, voy a dedicarme unos días a la meditación, apartándome un poco de este mundo cruel.

8 comentarios:

  1. Suscribo integro su comentario del final del post porque ahí radica toda la mala leche que el españolito lleva encima, a pesar de que el invento del agua con jabón es ya muy antiguo.

    De las plantas que describe hay una que sirve, además, para espantar a las moscas ( tan molestas en esta época) y es la ALBAHACA.

    Lástima que Nakamura ese no haya descubierto el arbol ahuyentador de palomas para poder plantarlas cpn profusión en todas las ciudades.

    Cuando vuelva de la meditación, seguro que viene Ud. renovado en genes activos.

    ResponderEliminar
  2. Graias Bwana, acabo de pedir 50 kilos de naranja y 50 kilos de limones, para Septiembre, por si acaso se me sube mucho el estres ese.

    ResponderEliminar
  3. D. Javier:
    Seguimos coincidiendo; "¡Cómo que apesto, si me acabo de duchar y poner desodorante!". "Querido amigo, le contesto, esa camisa te la he visto 5 días seguidos".
    Respecto a mi meditación, no debo andar muy bien de genes porque, en cuanto me concentro, se me aparece el enigma de la patata zapatera y la razón de su estado.

    ResponderEliminar
  4. D. MAMUMA:
    Pues me alegro mucho de haberle facilitado la idea.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Indudablemente, como bien dice el artículo, serían innecesarios esos remedios que apunta Nakamura si el agua y el jabón fueran de curso legal y obligatorio. Una precisión quiero hacer, sin embargo. La percepción del mal olor no se tiene únicamente cuando hay proximidad corporal. Repárese en el tufo que desprenden ciertos políticos, como Zapatero o Rubalcaba, por ejemplo, si los contemplamos a través del televisor.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  6. D. Tío Chinto:
    Tiene mucha razón; la peste de ambos señores se puede percibir hasta por la retina.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Las señoras se frotaban hojas de albahaca en tiempos

    remotos, para atraer a los hombres.

    El resto, creo que lo conocemos casi todos.

    Los buenos aromas son muy antiguos.

    Incienso....y tantas maravillas que han hecho el placer

    de los antiguos.Incluso figuran en la biblia.

    Un saludo y buen deseo de descaso.

    ResponderEliminar
  8. Dª Liliana:
    Gracias por su aportación y bienvenida a este blog.
    Saludos

    ResponderEliminar