sábado, 15 de diciembre de 2012

LAS BATAS BLANCAS

Por su interés general reproduzco este artículo publicado en Librtad Digital, que resulta bastante revelador:



Las mentiras de las batas blancas
por Mauricio Rojas

Mirada desde una perspectiva europea, la rebelión madrileña de las batas blancas es algo incomprensible, al menos si uno se toma en serio los argumentos usados para justificarla. La colaboración público-privada no solo es la regla en Europa, sino que en el resto del continente es muchísimo más amplia que lo que recoge el tímido plan de reformas propuesto por la Comunidad de Madrid. Esto es así especialmente en los países más exitosos en materia sanitaria, como Holanda y Suecia.

Holanda es el país que encabeza el ránking europeo de excelencia global sanitaria del prestigioso Health Consumer Powerhouse (2012); España se encuentra en un triste 24º puesto, de 34. En Holanda, tanto la financiación (cajas aseguradoras) como la prestación de servicios es de gestión privada. Lo que el Estado hace es regular y controlar, dejando que el resto lo hagan profesionales (incluyendo, por cierto, empresas con ánimo de lucro). En Suecia, país líder en cuanto a resultados médicos y que en 2010 gastaba en sanidad el mismo porcentaje del PIB que España (9,6%), no solo se acepta sino que se fomenta una amplia gestión privada tanto en la atención primaria como en la especializada, sin excluir entidades con ánimo de lucro, que son las más comunes y las que más dinamismo han dado al sector sanitario sueco (Capio, que es una empresa de origen sueco, es el mejor ejemplo de ello). El Estado garantiza el acceso universal e igualitario a la sanidad, que por otro lado financia, regula y controla.

En ninguno de estos dos países líderes existen funcionarios públicos (y menos de esos vitalicios que tenemos en España) involucrados en la prestación de servicios sanitarios. En Suecia, los empleados del sector sanitario público son trabajadores como todos los demás, regidos por las mismas leyes; lo mismo ocurre en muchos otros países con una sanidad de cobertura universal y alta calidad, como los demás de Escandinavia, Alemania, Suiza y el Reino Unido. En estos países la categoría de funcionario está reservada a quienes desempeñan las funciones privativas del Estado; no son funcionarios ni los profesores, ni los médicos, ni las enfermeras ni los trabajadores sociales, por poner ejemplos bien relevantes.

Según los argumentos de las batas blancas madrileñas, todo esto debería haber hundido la sanidad públicamente garantizada en todos los países nombrados; pero ni de cerca es así, y las batas blancas lo saben. Y saben también que no están defendiendo la salud pública, ni la universalidad de los servicios, ni –menos aun– su calidad. No están en lucha por la gente, sino por ellos mismos y su estatus funcionarial. No son altruistas y sus mentiras no son blancas. Quieren seguir parapetados en el privilegio del empleo vitalicio y en la comodidad de no ser evaluados, cuestionados ni exigidos. Son nuestros intocables y están en rebeldía contra la razón, la experiencia, la sostenibilidad del sistema sanitario y –en no menor medida– la salud de los madrileños.

Mauricio Rojas, exmiembro del Parlamento sueco y profesor adjunto de Historia Económica de la Universidad de Lund (Suecia).



21 comentarios:

  1. Cuanta patraña se han inventado y montado los sindicalistas españoles.
    Lo que se explica en el artículo es de puro sentido común. No tienen porqué ser funcionarios ni vitalicios los puestos que ocupan los sanitarios.
    Lo mismo sucede con la TV oficial británica que es un ente absolutamente ajeno al Gobierno y que además el Gobierno no puede de ninguna manera influir. La BBC.

    Ojalá hubiera aquí algo parecido a Suecia en cuanto a la explotación y atención de los servicios sanitarios. Porque todo sueco sabe que, sea millonario o un simple barrendero, ocupará una cama hospitalaria con todos los servicios en idénticas condiciones el uno del otro, el barrendero que el millonario. Y a cargo del Estado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí la costumbre es pillar el cargo de funcionario y dedicarse a vivir del cuento, éso sí, trabajando lo menos posible. Por eso tienen miedo a sufrir el control de auténticos ejecutivos y perder sus privilegios. Se les ve el plumero a kilómetros.

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo (y además ellos sí están jugando con las vidas humanas)

    Todo el país está lleno de castas intocables aparte de los políticos.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo (y además ellos sí están jugando con las vidas humanas)

    Todo el país está lleno de castas intocables aparte de los políticos.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo (y además ellos sí están jugando con las vidas humanas)

    Todo el país está lleno de castas intocables aparte de los políticos.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo (y además ellos sí están jugando con las vidas humanas)

    Todo el país está lleno de castas intocables aparte de los políticos.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo (y además ellos sí están jugando con las vidas humanas)

    Todo el país está lleno de castas intocables aparte de los políticos.

    ResponderEliminar
  7. Totalmente de acuerdo (y además ellos sí están jugando con las vidas humanas)

    Todo el país está lleno de castas intocables aparte de los políticos.

    ResponderEliminar
  8. Totalmente de acuerdo (y además ellos sí están jugando con las vidas humanas)

    Todo el país está lleno de castas intocables aparte de los políticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha convencido totalmente a la 7ª vez. Gracias

      Eliminar
  9. ¡Caramba! I´m so sorry y espero que con una vez sea suficiente...

    ResponderEliminar
  10. Nadie, sin conocimientos de medicina puede gestionar con éxito un hospital. La sanidad es una de las áreas más complejas y requiere a gente especializada. Las "batas blancas" solo quieren seguir manteniendo sus privilegios...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Privilegios que terminarán cuando tengan que someterse a una dirección efectiva y especializada. El relajo habrá terminado.

      Eliminar
  11. Se agarran a sus privilegios como garrapatas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, eso de salir de compras en plena jornada laboral o estar todo el día de charla con los/las colegas, se les acabaría.

      Eliminar
  12. D. Bwana, se da usted cuenta que ha escrito:
    " Esto es así especialmente en los países más exitosos en materia sanitaria, como Holanda y Suecia. "

    - ¡¡¡AAAAAAAhhhhhhh!!!

    ¡Uf!, Bueeeeno, ya. Ya está, ya me ha pasado.

    Por lo demás totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento la equivocación y el susto que le he pegado.
      El artículo quería decir: "Esto es así especialmente en los países más exitosos en materia sanitaria, como Holanda y Suecia"
      Corregido está.

      Eliminar
  13. Bien, bajo mi punto de vista para expresar esa idea yo lo haría de la siguiente manera:

    " Esto es así especialmente en los países más exitosos en materia sanitaria, como Holanda y Suecia "

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He hablado con el profesor Rojas, autor del artículo, y está dispuesto a modificar completamente la frase para que se lea:

      "Esto es así especialmente en los países más exitosos en materia sanitaria, como Holanda y Suecia".
      Ha sido muy amable de su parte reconocer su error inicial.

      Eliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  15. No hay de qué, D. Bwana. Faltaría más. Es un placer comentar en el blog de un caballero tan talentoso como vuecencia.

    ResponderEliminar