martes, 6 de agosto de 2013

¿DÓNDE ESTÁN LAS LLAVES?





Brad Williams, el hombre que lo recuerda todo

Es como si tuviera Google en la cabeza. Tiene hipermnesia, una memoria autobiográfica superdotada que registra cada detalle de toda su vida.

(de LD)

Brad Williams recuerda que acaba de mover el brazo para coger la cuchara, que hace cinco minutos te ha preguntado la hora, que hace 15 segundos se te ha caído el vaso de agua… Pero si, además, le preguntas qué llevaba puesto, que desayunó o qué conversación tuvo con el compañero de autobús de la escuela el 25 de octubre de hace 30 años, te relatará el episodio con todo lujo de detalles. Recuerda cada momento, cada movimiento, cada palabra… de toda su vida. ¿Cómo es posible?

Porque sufre hipermnesia o hipertimesia, es decir, exceso de recuerdos, un trastorno de la memoria muy raro. La mayoría de nosotros fijamos en nuestra memoria solo los acontecimientos que suponen un hito en nuestra existencia; e incluso esos, a menudo los recordamos sin detalles, a retazos. Sin embargo, las personas que padecen este síndrome son capaces de recordar cada evento de su pasado, sobre todo personal, y de una manera algo obsesiva.

Brad, uno de los casos más famosos, tiene una memoria autobiográfica prodigiosa, razón por la que ya ha sido bautizado como "el hombre Google". Sobre todo desde que fue retado en un programa de televisión a recordar, por ejemplo, qué día de la semana fue el 3 de enero de 1967. No erró en ninguna respuesta, pero para dar la contestación siempre se apoyaba en algún recuerdo personal por el que rememoraba exactamente esa fecha. "Ese fue el día que fui con mi familia por primera vez a una hamburguesería de Michigan", apuntaba. Ahora, Williams ha aprovechado su popularidad y su habilidad para crear un blog en el que recoge sucesos importantes del pasado, a su manera.

El primer caso descrito de este síndrome es el de Jill Price, una mujer que recuerda cada momento de su vida desde los ocho años, y que fue publicado en la revista Neurocase en 2006. Desde entonces, James McGaugh, de la Universidad de California en Irvine, el mayor experto en este síndrome, ha comprobado la existencia de otros 13 casos. Entre ellos, el de la violinista Louise Owen y el de la actriz estadounidense Marilu Henner, que confesó recordar toda su vida desde que tenía 11 años en el programa de la CBS 60 minutos.

Hace unos meses se estrenó en España Imborrable, una serie que cuenta la historia de una ex policia hipermnésica, que utiliza esta habilidad, naturalmente, en su trabajo.

No le veo la gracia a estas habilidades y me parecen, más bien, una patología. Recordar con tanto detalle las visitas al dentista o los pinchazos que me colocan los doctores en los ojos, me parece que tiene que ser muy desagradable. Ya tengo suficiente con acordarme de muchos detalles de mi infancia que preferiría olvidar para siempre. 

La ventaja que le veo al asunto es poder recordar los nombres de artistas de cine cuando, en una conversación, sale a relucir una película de.... (¿¿??)..



8 comentarios:

  1. Tampoco a mí me gustaría tener esa "hipermnesia". En todo caso a ratitos y de hechos recientes. Por ejemplo, en dónde he dejado estacionado el coche hace dos horas.

    Si además de recordar todo lo que ha pasado en una vida el interesado es un poco rencoroso, puede terminar sacudiendo a uno que hace 40 años le birló una canica en el cole.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En algunos de esos estacionamientos subterráneos, por ejemplo, el del Corte Inglés, ni siquiera con hipermnesia es posible localizar el sitio donde uno dejó el vehículo. Lo más práctico es hacer un plano del lugar y activar el GPS manual.

      Eliminar
  2. Amigo Bwana, cuando le ocurra eso que comenta de los flines tenga a mano el móvil y llámame, tengo una memoria espectacular en ese caso concreto y un conocimiento vastísimo del cine, no el fallo ni una pregunta.

    Del post no le comento nada, no me parezco mucho al tipo ese, ni recuerdo lo que he desayunado ni recuerdo de qué iba el post... sólo sé que en el tema cinéfilo no fallo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho su ofrecimiento, aunque le advierto que esas dudas sobre los filmes me suelen asaltar hacia las tres de la madrugada, sobre todo en estas noches tan calurosas.

      Que haya olvidado Vd. que desayunó su habitual croixant y café con leche me resulta difícil de creer, amigo Isra.

      Eliminar
  3. Pues que quiere que le diga señor Bwana, si tanto ni tan poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, un término medio es lo mejor.

      Eliminar
  4. Yo recuerdo el caso de este hombre. Era un granjero algo desmemoriado de Lousiana, que un día estaba en el campo cosechando aceitunas y de pronto, lo encegueció una luz brillante y fue abducido por un Ovni. Luego de varios días de analizarlo, los extraterrestres lo restituyeron al campo de aceitunas y a partir de ahí, ante la sorpresa de todo el pueblo, el granjero recordaba toda su vida desde su nacimiento. Lo médicos dijeron que los extraterrestres lo habían convertido en un hombre hipermnésico...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tuvo suerte el granjero: ahora no se le olvida ni una aceituna. Supongo que los extraterrestre lo interrogaron debidamente sobre la fabricación del aceite y los secretos del vírgen extra.

      Eliminar