martes, 20 de agosto de 2013

LA BELLEZA DEL PELO CHICHARRÓN


Aevin Dugas, la orgullosa dueña de la cabellera “afro” más grande del mundo

(de odditycentral)

Aevin Dugas, una trabajadora social de 38 años de edad, vecina de Louisiana (USA), tiene el record Guinness de la cabellera natural al estilo afro más grande del mundo, con una circunferencia de un metro y 32 centímetros. Ha necesitado 14 años para obtener un crecimiento de esas proporciones y, aunque Aevin está encantada, reconoce que, a veces,el peinado le resulta problemático. 

En algunas épocas de su vida, la Dugas tuvo que utilizar una serie de trucos para alisar su pelo ensortijado, hasta que se convenció de que no era eso lo que quería. “Me habían dicho que, para estar guapa, necesitaba alisarme esos horribles rizos, pero eso es una idiotez”, dice Aevin. “Mi estilo de cabello es afro por naturaleza y no creo que haya nada más bello”.

Hace 14 años se inspiró en una viaja foto de su madre para empezar a dejarse crecer el pelo. El año 2010 consiguió el primer premio de peinados “afro” y se convirtió en la inspiración de otras mujeres de su misma raza.

Como podia esperarse, Aevin llama la atención donde quiera que va y, mientras la mayoría de la gente le pregunta si la cabellera es de su propiedad (suya, de Vd.), otros no pueden resistirse a la tentación de tocársela con sus propias manos. 


En mi época venezolana, ese pelo ensortijado, que parecen alambres, se llamaba "chicharrón" y era el horror de todas las señoras que lo tenían y que no paraban hasta ponérselo liso, con diversidad de utensilios de tocador, productos químicos, planchas y variados cosméticos. Cuando te acercabas a la vera de una de esas mozas, bailando un bolero, por ejemplo, se percibía un aroma muy peculiar y poco agradable, proveniente, supongo, del tratamiento capilar.



Me aseguran que una rubia casquivana decidió llevar la contraria y ensortijarse el pelo, lo que hizo comprender a las señoras de pelo "chicharrón" que no debía ser tan feo y dejaron la manía del alisado, enviando a varias droguerías, de paso, a la ruina.


Veamos a la causante de la revolución pelera:


PS: Advierto a la Aevin y seguidoras que no se les ocurra viajar a Venezuela, particularmente a la ciudad de Maracaibo, ya que se exponen al ataque de las "pirañas", unas delincuentes que acosan a paseantes para robarles el pelo que, posteriormente, venden a peluquerías. El corte lo realizan con tijeras de podar, así que, ¡mucho ojo!

8 comentarios:

  1. Los gustos están en cada quién y allá cada dama con sus problemas capilares. Lo digo porque sospecho que es tema capaz de generar guerrillas al estilo de las FARC colombianas.

    La ironía que se trae usted a cuenta de los olores del pelo afro tratado para ser alisado, no la supera Groucho Marx.
    Esas "pirañas" de Maracaibo en sí no hacen más que justicia social ya que con tanto varón calvo a los 40 las afros están provocando irritaciones personales innecesarias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene Vd. razón, aunque no creo que sea un asunto para generar guerrillas; cosa más grave sería meterse con su forma de vestir.

      El olor corporal, por otra parte, difiere mucho según la raza. Hay personas, con mejor olfato que yo, capaces de distinguirlas (las razas) hasta en un cuarto oscuro.

      También acierta Vd., seguramente, con que la razón de esos asaltos capilares es asunto de justicia social, en vez de problemas económicos como ya había leído.

      Eliminar
  2. Desagradable y estéticamente reprobable.

    Si con este peinado no necesitan casco si se dejan las pelumbreras en las ingles me imagino que si montan a caballo tampoco necesitarán sillas, ahora, si quieren que les coman to lo negro, el osado tendrá que adentrarse cual Indiana Jones por espesas y oscuras selvas llenas de peligros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según me informan doctores especialistas en el tema, a los que he acudido en vista de mi ignorancia sobre el particular, los pelos de sobacos y esas otras zonas que menciona, nunca pueden crecer a la velocidad que lo hace el cabello. Por consiguiente para lograr esas oscuras selvas que Vd. dice, necesitarían varias décadas, con lo que no lograrían ese aspecto selvático hasta los 73 años. A esa edad, no creo que nadie esté por la labor de imitar a Indiana Jones.

      Eliminar
  3. Pues ya me deja usted tranquilo, pues como casi no tengo pelo, puedo ir a MAracaibo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberle tranquilizado. Ahora bien, venga Vd. a Madrid que le queda más cerca y podrá disfrutar estos días de una calor similar a la que encontraría en Maracaibo. Además, el viaje le sería menos oneroso.

      Eliminar
  4. Que pena no poder visitar Venezuela. Nunca he estado en Maracaibo, aunque me gustaria muchisimo. Tendre que posponer ese viaje para otro momento en en cual las personas esten dispuesta a ser mas tolerante con el gusto ajeno y por supuesto, menos sensible con la calvicie ajena. Y la razon principal por la cual pospongo mi viaje a Maracaibo, es porque aunque todavia me faltan mas de 7 anos de crecimiento para llegar a tener la hermosa cabellera de esta bella mujer, casi ya mi cabello con los 5 anos que llevo sin cortarlo, se parece mucho al de ella actual.

    ResponderEliminar
  5. Mejor que lo lleve natural que ese apestoso y piojoso cabello liso que son mas propensas a tener piojos y cabello grado y ediendo.

    ResponderEliminar