martes, 9 de marzo de 2010

La cabra permanente


MALLORCA| En Cala Molins (Pollença)

Tiran el cadáver de una cabra al mar dos veces y después la entierran

(de El Mundo)

A principios de febrero unos vecinos de Cala Molins (Pollença) estaban dando una vuelta por la playa, un domingo cualquiera. Cuál sería su sorpresa cuando encontraron una cabra muerta. La zona es conocida por sus espectaculares playas y por haber muchas cabras en la zona. Tras el descubrimiento decidieron llamar a la policía local de Pollença, que a su vez se lo comunicó a la brigada de limpieza municipal.

Aquí es cuando comienza la parodia de la cabra acuática de Pollença. Los agentes y los funcionarios decidieron que la mejor idea para quitar la cabra de la playa era tirarla al mar. «Si la tiras al agua seguro que vuelve». Algo tan obvio parece que era desconocido para los técnicos. Hicieron caso omiso y tiraron el cadáver al mar. Tal y como advertía el vecino, a los pocos minutos la cabra surgía del agua como una sirena pero esta vez con el doble de peso, la lógica había hecho su aparición y el cadáver se había llenado de agua. Sin embargo, los técnicos continuaron en su empeño de olvidar la física y, a pesar del crecimiento repentino de la cabra, volvieron a tirarla al mar. En este caso las aventuras acuáticas del cadáver se redujeron a tan sólo minutos.

Como la técnica de tirar el animal muerto al agua no funcionaba, los funcionarios pensaron que lo mejor sería enterrarla. Cogieron palas y comenzaron a cavar. Cuando ya tenían terminada la tumba improvisada echaron el cadáver y lo taparon. Para que nadie tuviera problemas con los restos pusieron una estaca de metal que indicaba el cementerio. Con la conciencia tranquila de haber terminado con el problema, los técnicos se retiraron. No sabían que el animal todavía no había dicho su última palabra.

A mitad del pasado mes el temporal hizo estragos en la Isla y Cala Molins no iba a ser menos. Los funcionarios del Ayuntamiento no habían pensado que si enterraban la cabra cerca del mar podría volver a salir el cadáver a la luz. Dicho y hecho. Otros vecinos de la zona dando otro paseo vieron al cadáver de la cabra protagonista de las conversaciones del pueblo. El olor era bastante fuerte porque el animal ya llevaba muerto un tiempo. Volvieron a llamar a la Policía que a su vez repitió el procedimiento: llamar a los avezados funcionarios del servicio de limpieza.

En este caso la lógica hizo su aparición aunque no del todo. Los técnicos de limpieza enterraron el cadáver del animal un poco más lejos de la orilla. Pensaron: «problema solucionado». Con el paso del tiempo los vecinos fueron viendo como el viento iba dejando entrever que allí había algo. No obstante, el problema se había solucionado por un momento. Hace unas semanas los rumores sobre la existencia de este entierro llevó a que algunos funcionarios de Medio Ambiente fueran a la zona e hicieran fotos de lo ocurrido. Aunque la cabra continuó ahí unos días. Hasta que un inocente trabajador del servicio de limpieza de playas pasó por la zona con un detector de metales de cara a la próxima campaña de verano. El olor ya era tan fuerte que tuvo que salir corriendo de allí porque comenzaba a tener problemas estomacales.


No sabía que se enterraran cabras en la playa. Ahora me explico la peste que noté el año pasado, cuando estuve por esa zona. Yo lo atribuí a los aromas de cientos de pies que estaban tomando el sol y oreándose, al mismo tiempo. Algunos decían que el chiringuito estaba vendiendo sardinas del año pasado, pero nadie podía imaginarse que, debajo de esas arenas, pudiera estar corrompiéndose una pobre cabra. La técnica de los de limpieza parece algo obsoleta, proclamo.

18 comentarios:

  1. Es que a estos mallorquines de la Administración, con sus cabezas llenas de catalanismo Rovireño, les resulta imposible usar las neuronas al modo mínimo que lo usan los monos.

    ResponderEliminar
  2. Se guro que los funcionarios de limpieza cantaban eso de:"...la cabra, la cabra, la puta de la cabra, la madre que la parió..." (Ustedes perdonen por lo soez de la letra, pero es que es así).

    ¡Buenos días no de Dios a casi todos, querido Bwana, menos a los que nos quieren subir el IVA, a esos nó!

    ResponderEliminar
  3. La chapuza nacional. Me imagino a los de la brigada de limpieza, mirando siete y currando uno, a cada cual más avispado.

    ResponderEliminar
  4. Y luego dicen k limpian, hubieran acabado antes, si la incineraran en algun lugar alejado, en fin, esperemos que no ocurra mas, saludos.

    ResponderEliminar
  5. Emmm... claro, claro, es que no sé de qué otra manera se puede uno deshacer de una cabra muerta (anda que...)

    ResponderEliminar
  6. D. Javier:
    ¡Aah! No sabía que tuvieran neuronas.

    ResponderEliminar
  7. D. Carlos:
    Estoy de acuerdo con que cantaron la canción, pero ni con ésas.
    También coincido con su simpatía por los que nos quieren subir el IVA.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Dª Maharani:
    Es la costumbre, ¿no?. Los que mirán facilitan la labor del currante, gracias a su soporte moral.

    ResponderEliminar
  9. Dª Mery:
    Estaré al tanto de que no se repita la chapuza, no tenga cuidado.

    ResponderEliminar
  10. Dª Ginebra:
    Una solución hubiera sido trocearla y venderla asada. Claro está, antes de echarla al agua la primera vez.

    ResponderEliminar
  11. Magnifico argumento para una peli B... "LA CABRA VUELVE DE SU TUMBA"

    Tenían que haberla reventado a palos hasta que no quedase nada de la puta cabra.

    (es que venia escuchando la radio esta mañana y la Salgado "ha decio" con sus dos santos cojones que lo han hecho bien en la crisis... y me san cortocircuitao los circuitos y he creido ver al presi transmutado en cabra)

    ResponderEliminar
  12. Que listos, madre mia... por cierto, preciosa foto ( voy a omitir lo de la cabra... pq tela...)

    ResponderEliminar
  13. Es un acontecimiento propio del tercer mundo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. No me extraña nada el trastorno que le producen las declaraciones de la Srs. Salgado; Yo no me entero de lo que dice, porque su voz me causa un adormecimiento tal, que me quedo traspuesto.

    ResponderEliminar
  15. Dª Cris:
    Hace bien, es que lo de la cabra es una cabronada (con perdón)

    ResponderEliminar
  16. D. Alejandro:
    Ésa es la categoría que nos corresponde, según el gobierno que tenemos.

    ResponderEliminar
  17. Vaya, vaya. Parece que estos carnets de policía local los regalan en una tómbola a los tontos de la clase. Ya lo sospechaba.
    También revela la forma en que tendemos a solucionar los problemas: enterrándolos.
    Estos mallorquines... ;)

    Un saludo y un beso, sí Bwana.

    ResponderEliminar
  18. Dª Freak:
    Efectivamente, los carnets parecen repartidos en una rifa.
    Ya ve el resultado de enterrar los problemas, ¡regresan convertidos en monumentos a la estupidez!
    Un beso

    ResponderEliminar