martes, 2 de marzo de 2010

La silicona salvadora

Los implantes de silicona salvan a una mujer de un tiro mortal

(de Metro co.uk)

Si alguna vez hubo dudas sobre la seguridad de los implantes en los pechos, se comprueba que los críticos estaban equivocados pues, gracias a la silicona, una mujer ha salvado la vida.

Cuando un hombre armado con un rifle de asalto irrumpió en una clínica dental de Beverly Hills, Lydia Carranza recibió un disparo directamente al corazón.

Afortunadamente, la bala perforó el implante de silicona, que explotó, absorbiendo la fuerza del impacto y salvando los órganos vitales de la mujer.

El agresor había entrado en la clínica, disparando primero contra su mujer, que falleció, antes de dirigir su arma contra la Sra. Carranza.

El Dr. Ashkan Ghavami, cirujano plástico, dijo a los Angeles Times que si no llega a ser por sus implantes, probablemente la mujer no habría sobrevivido al disparo.

Lydia, que es madre de tres niños, se sometió a una operación de implantes para aumentar su copa de B a D.


Este curioso incidente demuestra que los implantes no solo sirven para resaltar la belleza de la mujer, sino que protegen de posibles intentos de asesinato. Tiene muy poca gracia que una señora, posiblemente nerviosa por su inminente sometimiento a la tortura de la silla del odontólogo, encima tenga que aguantar estoicamente el disparo de un tío trastornado. ¡Solo falta que, encima del miedo a ir al dentista, tenga que preocuparse uno o una de los posibles ataques de un terrorista!

22 comentarios:

  1. ¿De B a D? Hay locas totales. Vamos, hombre, yo tengo una D de nacimiento y estoy frita por que se convierta en una C por lo menos.

    ResponderEliminar
  2. Que me expliquen, especialmente la experta, cual es la diferencia entre tetas calibre B, D y C, sólo por culturización.

    El suceso deviene en que las mujeres con implantes mamarios y los hombres con braguero por incontinencia urinaria, resultan más protegidos cuando vayan al dentista.

    Por cierto, lugar harto peligroso de por sí.

    ResponderEliminar
  3. Ahora entiendo el dicho: "Ante la duda, la más tetuda"

    ResponderEliminar
  4. jajajajaja, venga, cuando tenga que asistir a alfún tiroteo pasaré antes a ponerme más pecho... y culamen, vaya a ser que me disparen por la espalda!
    Feliz martes!

    ResponderEliminar
  5. A dónde va usted a parar, y en caso de colisión frontal actúan como airbag. Demostrado.

    ¡Ep saludos y buen martes tenga usted y sus amigos lectores!

    ResponderEliminar
  6. Sr. Javier, lo de las letras B, D y C son las copas de sujetador... Van cambiando según el contorno (ancho de la espalda, etc) y lo que es la copa en sí, es decir... el tamaño del pecho... Si tenía una B y cambió a D es que la copa le había aumentado unas cuantas tallas... Amos, que tenía unos buenos pechos! Jajaja... No soy experta, solo soy mujer... pero ya que le vi dudoso, me animé a contestarle.

    Sr. Bwana... si le llegan a decir esto a la Obregón, en vez de explotarle en el avión se nos va de cacería a ver si la disparan y a vender más portadas en el Hola! xD

    ResponderEliminar
  7. A mi me pasó algo parecido cuando un perro atacó alevosamente mi entrepierna... si no hubiese sido por esos calcetines.

    adenda-no malinterpreten el sucedido, hasta muy avanzado en edad no sabia donde se ponían los calcetines

    ResponderEliminar
  8. Dª Ginebra:
    Según me informan, la reducción es más sencilla a base de ejercicios y no necesita silicona.

    ResponderEliminar
  9. D. Javier:
    A mi también me agradaria una aclaración sobre esas letras.
    Lo del braguero pudiera ser útil en caso de un disparo en las partes.
    Efectivamente, esos lugares son terroríficos. Yo llevo retrasando mi visita a base de excusas cada vez menos creíbles.

    ResponderEliminar
  10. Dª Ana:
    Interesante dicho, aunque no lo comparto.

    ResponderEliminar
  11. Dª Cris:
    Y hará muy bien; hay que protegerse las partes vitales, incluyendo la retaguardia.

    ResponderEliminar
  12. D. Carlos:
    No había pensado en la ventaja adicional de esos añadidos , pero está muy bien traída.
    Gracias por su mensaje y le deseo igual disfrute.

    ResponderEliminar
  13. Dª Chocolat Soul:
    Tomo nota de sus aclaraciones a D. Javier, pues resuelven también mis dudas.
    Respecto a su mención al incidente aéreo de la Obregón, supongo que gastaría una clase D, por el revuelo que ocasionó la noticia.

    ResponderEliminar
  14. D. isra:
    Usted tranquilo, cada uno se coloca los calcetices donde mejor le cuadran. Y si evitan lesiones tan peligrosas, bien puestos están.

    ResponderEliminar
  15. jajajaja...me parto de risa..

    ResponderEliminar
  16. Estoy con Ginebra, nadie se conforma con lo que tiene.

    (Don Javier, lo de las tallas es un galimatías. Aquí lo explican un poco, pero no dicen que también varía el tallaje dependiendo de las marcas. Para que se haga una idea, según el dicho "teta que mano no cubre, no es teta sino ubre", la D es ubre)

    ResponderEliminar
  17. Dª C.O:
    Me alegro y le doy la bienvenida.

    ResponderEliminar
  18. Dª Maharani:
    Según el enlace que señala, también hay talla DD. ¿Habrá quien se silicone a esa barbaridad?
    El dicho de la ubre es muy gracioso, me gusta.

    ResponderEliminar
  19. Muy buen chaleco antibalas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. D. Alejandro:
    Desde luego, y con un tejido más suave.

    ResponderEliminar
  21. Ya se sabe que, "Dos tetas pueden más..."
    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. unwakeable:
    Estoy de acuerdo con ese dicho. Es una parte de la anatomía con implicaciones de todo calibre.
    Saludos

    ResponderEliminar