miércoles, 1 de septiembre de 2010

Emparejamiento

¡Hola a todas/os! Como dijo Tarradellas, "Ja sóc aqui" y, mientras ordeno los datos de mi interrumpido descanso en La Granja de San Ildefonso y visita a Kenia con Edna Bulton, pongo en marcha el blog con algunas noticias que han llamado mi atención.

La primera tiene relación con un problema que se manifiesta cada vez que va a ponerse uno los calcetines y no hay manera de encontrar parejas. La cosa se agrava cuando debe hacerse la maleta y no aparecen dos calcetines iguales. Afortunadamente científicos de la Universidad de Berkeley parece que han encontrado la solución, como se demuestra en el video y la noticia que he captado en Metro.co.uk.



Un robot “emparejador de calcetines” muy satisfecho con su trabajo

(de Metro co.uk)

En un espectacular desarrollo de la robótica, un equipo de una universidad norteamericana ha enseñado a un robot cómo emparejar calcetines.

El equipo, de la Universidad Berkeley, de California, ha logrado programar al Robot PR2 para que identifique un par de calcetines , los coloque al derecho e inserte uno dentro del otro para formar una pareja exacta.
El proceso toma unos 15 minutos para cada emparejamiento, lo que no parece muy impresionante, pero representa una mejora en relación a la capacidad humana para encontrar la pareja de un calcetín.
Como puede observarse en el video, el robot parece expresar su satisfacción por la calidad del trabajo hecho, lo cual resulta muy gratificante.
Algunos comentaristas del video de YouTube sugieren que pueden haber movimientos algo obscenos en el trabajo del robot. Recomendamos que no hagan caso a estas observaciones de mentes depravadas.

Aunque parece un invento prometedor, le noto algunas pegas. Por ejemplo, el robot sólo aparece trabajando con un par de calcetines; ¿será capaz de hacer lo mismo con una mezcla de 50? Otra cosa, ¿a cómo saldrá cada aparato?

18 comentarios:

  1. Queridìsimo Bwana! bienvenido de nuevo al mundo blog! se te ha echado de menos en este tiempo, espero que hayas descansado en la Granja y en Kenia, por cierto que yo también pasé por la granja hacer un par de semana, muy bien cuidado tienen todo el Palacio la verdad...

    ...en cuanto al robot me he quedado sin palabras, verdaderamente impresionante, no se como hemos hecho a sobrevivir todo este tiempo sin él...y por cierto, yo también he notado los movimintos obscenos, creo que màs de un/una ser humano estarìa sarisfecho con ese zumbido...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ese cacharro ni empareja nada ni sirve para otra cosa que para gastar electricidad innecesaria.

    Quien fabula esos engendros debiera de estar muy encerrado en frenopáticos especiales ya que pueden terminar contagiando de idiotez a muchísima gente.

    Habrá quien fabrique una maquina robot del tamaño de una casa de tres pisos para.......afilar lápices.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días y buen regreso.

    Pongo ahora mismo a disposición del chisme éste una montaña de calcetines descabalados como banco de pruebas. Me parece un invento estupendo, pero dudo que consiga solucionar el misterio de los calcetines que desaparecen en el triángulo de las Bermudas de la lavadora.

    Quedo a la espera de sus crónicas granjeras-keniatas.

    ResponderEliminar
  4. Bwana. ya he encontarado el trabajo de mis sueños.
    saludos.

    ResponderEliminar
  5. D. CAROLVS II:
    Yo también vos he echado de menos Majestad. Seguramente coincidimos en la Granja, una pena no haber podido presentarle mis respetos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. D. Javier:
    Todo es posible, aunque creo que desde la invención de la máquina de borrar eléctrica por mi amigo Chércoles, el asunto lápices y gomas está muy desacreditado.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Dª maharani:
    No se haga muchas ilusiones con la maquinita o robot; es muy posible que resulte más barato ir a la tienda y comprarse una docena exactamente iguales.
    Espero tener mis experiencias keniatas listas para la próxima semana.

    ResponderEliminar
  8. D. mamuma:
    Me alegro mucho de que haya logrado su objetivo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Bienvenido sea Ud. después de su merecido descanso.
    ¿ Para cuando un robót que sepa rascarnos la espalda en el lugár adecuado y con la intensidád justa ?. Eso si que seria útil y no esa idea disparatada de los yanquis.

    ResponderEliminar
  10. Bien hallado, Bwana.
    Tenemos la absoluta certeza de que este prodigioso invento, llamado a cambiar los destinos de la humanidad, no está subvencionado por Miguel Sebastián y construido por algún imaginativo falmiliar del ministro?
    Porque me cuesta creer que en Berkeley pierdan el tiempo de esta forma.

    ResponderEliminar
  11. HOLAAA BWANAAAA! (ya estamos casi todos)

    ResponderEliminar
  12. D. rodericus2009:
    El aparato que Vd. dice ya lo tienen los chinos; se trata de un calzador de unos 50 cm. en uno de cuyos extremos tiene una manita con las uñas bien afiladas. Es estupendo.

    ResponderEliminar
  13. D. aspirante:
    En la noticia no capto ninguna referencia al señor Sebastián pero, en efecto, parece uno de sus inventos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Dª Maribeluca:
    ¡Da gusto volver a contactar con tan estupendos compañeros! Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  15. Espero sepa Vd. disculparme, ha sido tan grande la emoción de verle de vuelta que las lágrimas me impedían leer con claridad su post y me savenío grande el proyeto de comentarlo.

    Bienvenido Bwana, le espera muuuucho trabajo.

    ResponderEliminar
  16. Oiga Don Bwana, este robot es una máquina.

    ¡Qué agradable leerle de nuevo!¡Sea usted bienvenido!

    ResponderEliminar
  17. D. isra:
    Queda Vd. disculpado ante tal demostración de afecto. No se cómo he podido estar un mes sin el contacto con tan amables personas.
    Como bien dice, estoy desbordado por el trabajo atrasado y tratando de poner algo de orden en los papeles.
    Menos mal que el clima parece refrescar y que Shoemaker se encuentra discutiendo los presupuestos en China.

    ResponderEliminar
  18. D. Carlos:
    Me satisface leer de nuevo sus comentarios. Los robots de su enlace me parecen más torpes que el de mi entrada, con perdón.

    ResponderEliminar