martes, 7 de junio de 2011

INVERSIONES PRODUCTIVAS


El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación dispone 330.400 euros para renovar mantelería y cubertería.

(de qué.es)


El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación busca renovar la mantelería de gala, de diario y la cubertería oficial de sus Embajadas, para lo que ha abierto un concurso público en busca de un contrato por valor de 330.400 euros, publica este lunes el Boletín Oficial del Estado (BOE).


En concreto, el departamento que dirige la ministra socialista Trinidad Jiménez precisa de "mantelerías de gala, de diario y manteles individuales, servicio de mesa y cubertería oficial", describe la resolución del BOE. Los solicitantes podrán presentar sus propuestas hasta el próximo 9 de junio inclusive.


A primeros de mayo Exteriores abrió otros dos concursos para proveerse de vajilla de uso oficial de gala y de diario, así como ropa de cama y toallas de baño, también para sus representaciones en el exterior y por un valor total de 240.000 euros.



He aquí una medida realmente efectiva para mejorar la precaria situación en que se encuentran nuestras embajadas. No se puede permitir la falta de cachet tan evidente hoy en día en los comedores de las embajadas: Como bien dice la ministra, "Ya estoy hasta más arriba... de que, cuando voy de visita por nuestras embajadas, tenga que comer en manteles de hule, con servilletas de papel, vasos de cartón para el vino y cubiertos de ande los chinos".

14 comentarios:

  1. Ya me quedo más tranquilo.

    ResponderEliminar
  2. Un ejemplo más del socialismo de cavier y champagne impuesto por el zapaterismo/rubalcabismo...igualitos que Ceaucescu

    ResponderEliminar
  3. Probe Trini, ni le ponen manteles de hilo como al Borbón cuando va a comer a una de su embajadas.

    Está claro que esos lugares, en donde no tienen unos euros para pagar el taxi a un español que pide ayuda por estar perseguido por algún policia demente o por algún fanático, por ejemplo en Irán o Yemen, lo que más agradece el nativo cuando llega a su embajada es comerse un bocata de chorizo con cristalería de Praga.

    ResponderEliminar
  4. Craso error amigo Bwana, deberían cambiar los juegos de cama, para que nos puedan seguir dando por el culo en las RR.II.

    Ya que nos joden al menos en la cama y con sábanas limpias.

    ResponderEliminar
  5. Huyss, qué "fisna" nos ha salido la señorita Trini...pero ¿estos no eran del clan de la tortilla y la pana que comían con los dedos?

    ResponderEliminar
  6. D. MAMUMA:
    Igual que yo; ya podemos almorzar en las embajadas "comme il faut".

    ResponderEliminar
  7. D. CAROLVS II:
    Son como nuevos ricos, pero con la pasta de todos nosotros, los contribuyentes.

    ResponderEliminar
  8. D. Javier:
    Buen punto lo de la falta de atención a los españoles viajeros. Lo que pasa es que, casi toda esa panda, son políticos cuyo partido se los quita de encima enviándolos a un exilio dorado, con toda la familia y, ahora, con mantelería de lujo.

    ResponderEliminar
  9. D. isra:
    Los juegos de cama, según dicen, ya están cambiados por preciosas sábanas de hilo de primera.
    Así, como bien dice, estaremos más cómodos mientras hacen lo que quieren con nosotros.

    ResponderEliminar
  10. Dª Maribeluca:
    Éso de comer tortilla a dedo era antes. Ahora se han refinado gracias a nuestros impuestos.

    ResponderEliminar
  11. A esta gente le quitaba yo la tontería a base de mandarles tres meses a la isla de supervivientes... O mejor aún, les quitaría la comida de la mesa para que empezaran a darle importancia a las cosas verdaderamente importantes, como por ejemplo tener comida en la mesa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. La cubertería hay que renovarla por deterioro o porque algún amigo de lo ajeno deja caer algunas piezas en su bolsillo tras los postres?

    ResponderEliminar
  13. D. Elvis:
    Me parece muy bien; a ver si aprenden a apreciar un plato de lentejas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. D. aspirante:
    Lo ignoro, aunque creo que, en este caso, es un capricho de la ministra.

    ResponderEliminar