lunes, 20 de junio de 2011

LA MEMORIA DEL EXCREMENTO

La vida de los antiguos romanos, según su excremento

(de BBC Mundo)

Un equipo de arqueólogos británicos ha obtenido valiosa información sobre cómo vivían los romanos hace 2.000 años estudiando lo que dejaron... en las cloacas.


Los expertos del Proyecto de Conservación de Herculano analizaron cientos de sacos con excremento humano y descubrieron una variedad de detalles sobre la dieta y las enfermedades que sufrían los antiguos pobladores del Imperio Romano.


Este viaje poco convencional al pasado llevó a los arqueólogos a las profundidades de una antigua cloaca bajo de la ciudad en ruinas de Herculano, cerca de Nápoles.


Junto con la vecina Pompeya, Herculano fue uno de los asentamientos sepultados por la erupción del volcán Vesubio en el año 79 a.C.


En un túnel de 86 metros de longitud, los expertos encontraron lo que -se cree- es el mayor depósito de materia fecal hallado en el mundo romano. Encontraron exactamente 774 sacos llenos de excremento.


Este análisis sin precedentes reveló, por ejemplo, que los antiguos romanos comían gran cantidad de vegetales.

Asimismo, un investigador dijo que fue una sorpresa descubrir la diversidad de alimentos que se consumían en Herculano: desde erizos de mar y lirones hasta pescado, higos, olivas y huevos.


Por otra parte, la investigación arrojó datos sobre la salud de los romanos. Una muestra de excremento analizada en laboratorio contenía un alto conteo de glóbulos blancos, lo que indica -según los arqueólogos- la presencia de una infección bacteriana.


En la cloaca también se hallaron piezas de alfarería, una lámpara, 60 monedas, cuentas de un collar y hasta un anillo de oro decorado con una gema. Pero ha sido el excremento humano lo que más ha dejado pasmados a los arqueólogos, ya que ha probado que donde hay desechos, hay memoria.


Lo que más me ha llamado la atención de este asunto es que los romanos guardaran sus excrementos en sacos. ¿Cómo es posible que los autores de grandes obras, que han perdurado milenios, no fueran capaces de construir un desagüe para la porquería, aunque fuera un simple sumidero? ¿Es que utilizaban el producto para abonar las lechugas?

9 comentarios:

  1. Conociendo como conozco Italia (mi segunda patria) y conociendo como conozco a los napolitanos (tuve dos compañeros de piso de allí), no me extrañaría que la "merda in sacco" fuese más reciente de lo que los investigadores creen...y más teniendo en cuenta todos los sacos de basura que abundan por las cunetas y calles de la capital partenopea, antaño la ciudad más culta de occidente...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo20/6/11 8:36

    Hay dos puntos que llaman la atención : lo que dice Carolvs de que los napolitanos guardan hasta la mierda, lo extraño es que esos sacos hayan llegado hasta la actualidad.

    El otro punto es el referente a la curiosidad de unos británicos por investigar en merda in sacco, como si no hubiera otros importantes objetos antiguos en que fijarse. Por ejemplo, en cómo eran las cuchillas de afeitar que usaban ya que se afeitaban diariamente y eso algo importante en la época ya que debía de ser harto doloroso sin Gillete.

    ResponderEliminar
  3. Interesantísimo Bwana, sabía lo del saturnismo,pero eso de los glóbulos blancos en la merde me ha dejado perpleja,,,la mierda olerá fatal,pero cuando se habla de ella nunca es aburrida...

    ResponderEliminar
  4. D. CAROLVS II
    Confieso que desconocía esa afición por guardar la "merda in sacco". En mi viaje a Roma el año pasado, no observé nada anormal al respecto; el hotel donde me hospedé tenía un vater de los de siempre, perdiéndose la porquería por el sumidero. Nadie me ofreció sacos, ni yo los hubiera aceptado.

    ResponderEliminar
  5. D. Javier:
    Efectivamente, tantos años de estudio en la Universidad para dedicarse al análisis de heces.
    Interesante me parece lo de averiguar el sistema de afeitado en aquella época. No me extrañaría que el nombre Gillete tenga un orígen italiano y que ya fabricaran algún artilugio delicado.

    ResponderEliminar
  6. Maribeluca:
    Es posible que con los siglos el tufo de las heces haya desaparecido, de lo contrario habría que creer en algún sistema de refrigeración desconocido para nosotros.
    Efectivamente, hablar de mierda resulta siempre interesante y, generalmente, divertido. Tengo recogido un compendio de los variados tipos de ese material que me gustaría publicar un día de éstos.

    ResponderEliminar
  7. Eso les pasa por investigar en Herculano. A quién se le ocurre.

    Lo que también es alucinante es lo que han aguantado los sacos. Se conoce que entonces no se llevaba lo biodegradable.

    ResponderEliminar
  8. Dª maharani:
    Seguramente les pareció apropiado lo de Herculano para el material que investigaban.
    Lea, lea mañana la continuación de este apasionante asunto.

    ResponderEliminar
  9. Sorprende la duración de los sacos, pero no debe sorprender el que guardaran sus excrementos en saco pues luego los usaban para fertilizar sus campos de trigo. La agricultura orgánica moderna recupera este tipo de fertilización a los cultivos en lugar de los fertilizantes inorgánicos. Los excrementos de cerdo, gallina, vacas y los humanos son útiles para eso.

    ResponderEliminar