miércoles, 3 de febrero de 2010

Mejorar la salud

Navegando por la red, he encontrado un par de artículos que pueden resultar interesantes:



1) Gases intestinales, contra la hipertension
(de ViviendoSanos.com)
El olor desagradable del gas intestinal o flato, compuesto de sulfuro de hidrógeno (H2S), que es expulsado por las bacterias que viven en el colon humano, según una nueva investigación esta acción del gas natural en las células sanguíneas de los animales de laboratorio, pueden ayudar a mantener equilibrada la presión en sangre.
Este efecto se produciría mediante la relajación de los vasos sanguíneos lo cual prevendría la hipertensión (presión sanguínea alta). Este gas es "sin duda", producido en las células que revisten los vasos sanguíneos humanos también, dijeron los investigadores.
El papel que ahora sabemos juega el sulfuro de hidrógeno en la regulación de la presión arterial, puede hacer posible diseñar terapias con medicamentos que mejoran su formación como una alternativa a los métodos actuales de tratamiento para la hipertensión", dice el neurólogo Salomón H. Zinder, del Hospital Johns Hopkins.
El sulfuro de hidrógeno es el miembro más recientemente descubierto de una familia de “gasotransmisores”, pequeñas moléculas dentro de nuestro cuerpo, con importantes funciones fisiológicas.
Este estudio es el primero en revelar que la enzima CSE que desencadena el sulfuro de hidrógeno se activa, en sí de la misma manera como las enzimas, cuando se desencadenan sus respectivos gasotransmisores, así como el óxido nítrico en la formación de la enzima, que también regula la presión arterial, según el doctor dijo Snyder .

¡Finalmente un descubrimiento eficaz contra la hipertensión! Además, sencillo de administrar y fácil de fabricar (una buena fabada y unas alcachofas son todo lo necesario).

Solamente percibo una pega en este asunto y es la posible reacción adversa de la parte contratante (pareja). La fotografía muestra un ejemplo de este posible problema y la drástica medida que ha tenido que tomar la pareja del ventoso.


2) Desarrollan un artilugio que evitará las molestias y afecciones a la salud que provocan los ronquidos.


Se trata de un producto que mucha gente estaba esperando y que, como suele suceder con los grandes inventos, es realmente simple. Se trata de una correa ergonómica que se coloca en la cabeza, sujetando la mandíbula, lo que permite que el aire entre y salga de la persona, sin los molestos ruidos habituales. Ha sido clínicamente probado en la Escuela de Medicina de Virginia Oriental y se vende por unos 75 euros.

Da la impresión de que el sujeto que lleva la correa está durmiendo plácidamente, aunque sospecho algo raro al ver que lleva puesto el reloj al mismo tiempo. (Es que dormir con cualquier cosa que apriete me resulta imposible). En fin, espero que sea cierto el efecto anunciado y que algunos/as puedan evitar molestias a la pareja que, en algunos casos, han terminado en separación.

Como nunca me he oído roncar, a pesar de despertarme frecuentemente por las noches, estimo que el aparatito no me interesa.

18 comentarios:

  1. Y no sólo eso Bwana, un buen pedo mañanero alegra el día y te evita posteriores jaquecas debidas al estrés laboral.

    En cuanto a lo del invento... si se tapa conveniente y conjuntamente boca y nariz acabamos con el problema para siempre.

    ResponderEliminar
  2. Pues lo siento pero la primera noticia no me la creo. La tendencia natural es la de huir ante el olor de un pedo y por algo será, que la naturaleza es sabia.

    ResponderEliminar
  3. Pedos y ronquidos, eso se llama ACTUALIDAD, claro que si... xDDDD

    ResponderEliminar
  4. Redios, qué bien me lo paso en este blog¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  5. D. isra:
    ¡Desde luego! Encima resulta beneficioso para los hipertensos.
    Lo de taparse boca y naríz me parece demasiado expeditivo, aunque termine definitivamente con el problema.

    ResponderEliminar
  6. Dª Maharani:
    Creo que será cuestión de adaptarse a los nuevos descubrimientos, aunque resulte algo desagradable oler los de los demás.

    ResponderEliminar
  7. Dª Diana:
    Siento haber causado esa reacción;
    la próxima vez tendré cuidado.

    ResponderEliminar
  8. Dª Chocolat Soul:
    Le asiste toda la razón, es la más explosiva realidad.

    ResponderEliminar
  9. D. SOMMER:
    Me satisface saber que le entretiene este blog.
    Gracias

    ResponderEliminar
  10. A ver si se aclaran. Hasta hace poco lo de las ventosidades era malísimo para el medio ambiente.

    ResponderEliminar
  11. Dª suri kata:
    Debe ser que hay más ventosidades que hipertensos que las aspiren; de allí el exceso perjudicial para el ambiente.

    ResponderEliminar
  12. ¡¡Bién!!, ahora resulta que cuando te mandan al pedo miran por la salúd de uno.
    Sigo pensando que hay unas cuantas universidades por ahí con unos presupuestos para investigación inagotables, y que de algúna manera se tienen que justificár.
    ¿Para cuando una investigación sobre como desasnar politicos?. Falta nos hace, oiga.

    ResponderEliminar
  13. No te acostaras sin aprender algo nuevo :S

    ResponderEliminar
  14. D. rodericus2009:
    Me temo que el estudio sobre técnicas de desasnamiento de políticos tiene poco futuro, ya que esos asnos son los que tendrían que ordenar los estudios.

    ResponderEliminar
  15. Dª Sandra:
    ¡Correcto! Y al que madruga, D. lo ayuda...

    ResponderEliminar
  16. Seguro que es muy saludable, quizá el mejor remedio contra la hipertensión, otra cosa es la "acogida social", yo dejé de verme con una "amiga" a los cuatro días de conocerla... era demasiado saludable.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. D. vivoenlared:
    Es muy delicado este asunto para las relaciones de parejas. Se necesita que sea un amor a prueba de bombas para aguantar los escapes del ser amado.

    ResponderEliminar