viernes, 16 de julio de 2010

Plaga fetichista

La desaparición de prendas íntimas se está convirtiendo en una verdadera epidemia; los tres casos que copio a continuación, son representativos del resurgir de esta perversión:


(1) ¿Son suyas estas bragas?

(de Telegraph co.uk)

La policía, que está investigando a un sospechoso del robo de ropas íntimas, pide urgentemente a los propietarios de 20 piezas de ropa interior, que acudan a la comisaría o que llamen a los teléfonos que se indican al final.

El botín fue hallado tras el arresto de un fulano de 20 años, con antecedentes penales, de Gloucestershie, (RU), el pasado 27 de junio.

La policía ha pedido a las propietarias que se acerquen a la comisaría para reclamar sus prendas y ayudar a la policía en sus investigaciones.

El sospechoso se encuentra detenido y el detective Bee Morris dijo que “El principal motivo de nuestra solicitud es tratar de encontrar a los propietarios y devolverles estos artículos”. “Posiblemente la gente no haya dado demasiada importancia a estas pérdidas, pensando que el perro las había escondido, pero necesitamos determinar si han sido robadas de sus hogares”, terminó.

Cualquiera que tenga información sobre este asunto, puede llamar al 0845 090 1234, de la policía de Gloucestershire, o, si prefiere mantenerse en el anonimato, al 0800 555111.

Por el ejemplo que ilustra el artículo, no parece que el botín haya sido muy productivo para el detenido, por lo que parece bastante exagerado el empeño de la policía en divulgar un asunto tan delicado. Ninguna señorita decente va a ir a comisaría para identificar, por ejemplo, unas bragas tipo hilo dental o un sostén talla D.


(2) Graban a un alcalde robando prendas interiores femeninas

(de Telegraph co.uk)

El alcalde Ian Stafford ha confesado ser el autor del robo de ropa interior femenina, después de haber sido pillado por la cámara de una de sus víctimas.

Stafford, soltero de 59 años, fue captado dentro de la habitación de la mujer, rebuscando en los cajones y seleccionando un par de bragas que quería usar. Por dos veces, Stafford había sido elegido alcalde de Preesall and Knott End, en Lancaster (RU). Después de perpetrar el robo, realizó un acto sexual antes de abandonar el edificio. Posteriormente, la policía encontró una colección de bragas en casa del alcalde, idénticas a las dos robadas.

La mujer que grabó la cinta había sufrido robos similares anteriormente, por lo que decidió instalar una cámara oculta en su dormitorio.

Me parece que a este señor no lo van a volver a nombrar alcalde. Ha cometido el grave error de meter la mano en los cajones ajenos, en lugar de meterla en la caja, lo que hubiera sido más excusable para tan importante cargo.




(3) Gato fetichista denunciado a la policía por sus propietarios tras continuos robos a los vecinos

(de Metro co.uk)

The Sun informa que Peter y Birgitt Weismantel adoptaron al gato durante las pasadas Navidades y que lo denunciaron porque temían que los vecinos pensaran que éllos eran los culpables de los robos de ropa interior.
Desde su adopción, Oscar (así llamaban al gato) ha traído a casa 70 artículos, incluyendo guantes de jardinero, pantalones de niño y bragas y medias de señora.
La pareja, que vive en Southampton dijo a la prensa que el gato, simplemente, no para de traer esas cosas.


Estudiando detenidamente las facciones del gato, no observo ninguna señal que pueda identificarlo como fetichista, lo que me hace sospechar que alguna persona humana en la casa de los Weismantel está abusando de la honorabilidad de Oscar, utilizando el viejo truco de echarle la culpa al gato. El hecho de que sea adoptado me ratifica la impresión.

18 comentarios:

  1. Anónimo16/7/10 8:45

    El mozo que roba bragas en Gloucestershie no sabemos qué cara tiene. Porque si la tiene como el alcalde ese de Preesall and Knott End, entonces la explicación está clara.
    Cara de individuo más tonto no se obtiene ni en un concurso mundial de tontos.

    Lo del gato lo dejo.

    ResponderEliminar
  2. Por partes Bwana, la primera foto no responde a la idea que tengo de una braga, eso estaría bien, por ejemplo, para ponérsela en la cabeza al propietario de la craa de la segunda foto, me gustaría ver el trabajo de photoshop para los carteles electorales, si no hay retoque no hay votos, nadie se puede fiar de esa cosa.

    Y en cuanto al felino, ya sabe Vd de mi predilección por esos animales así que sin duda el culpable es el dueño.

    ResponderEliminar
  3. Incomprensiblemente a lo que es habitual en mi he cometido un error gramatical, donde pone CARR debería poner CARA.

    Le pido disculpas por mancillar su blog con un error imperdonable (ya me he puesto el cilicio).

    ResponderEliminar
  4. Las bragas de portada son para:

    a-Fetichista de la ONCE.

    b-Señor de la segunda fotografía en plan el quimérico inquilino.

    Proverbio
    "El gusto en el vestir siempre empieza en el interior"

    ResponderEliminar
  5. Tremendos los casos que nos trae, Bwana.

    No sé cómo estarán de trámites burocráticos en el Reino Unido, pero aquí desde luego a nadie se le ocurre pasarse tres días de cola para que le atiendan en una comisaria y le tomen muestras de ADN, total para recuperar unas bragas de los chinos.

    Respecto al segundo, otros alcaldes tienen otras costumbres peores que ésta, como buscar desesperadamente por dónde sacar la pasta a los ciudadanos, y nadie les dice nada.

    El viejo truco de la tercera noticia no hay por donde cogerlo. Si hubiera sido un perro, igual colaba, pero un gato...

    ResponderEliminar
  6. En el primer caso, aun desconociendo el aspecto del sujeto, por su edad podemos pensar que son regalos de sus amigas.
    En el segundo caso no hay duda que con esa cara, si quiere oler unas bragas debe robarlas.
    O puede ser un alcalde imaginativo y esta una nueva modalidad de impuesto?
    El gato cleptómano quizá fue criado con ginebra en lugar de con leche y estas sean las secuelas.

    ResponderEliminar
  7. D. Javier:
    Es verdad, tiene una cara que es un poema. Con razón no ha ligado a sus 59 años. Le noto un cierto parecido a Stan Laurel cuando ponía cara de idiota.

    ResponderEliminar
  8. D. isra:
    Como dice Vd., deben haber hecho un trabajo estupendo de photoshop, si lo han nombrado alcalde dos veces.
    Ya sabe que coincidimos en muchas cosas y los gatos son una de ellas.

    ResponderEliminar
  9. D. isra:
    No es para tanto, hombre; el blog ha quedado incólume; quítese ese desagradable cilicio, por favor.

    ResponderEliminar
  10. D. Laslo:
    No conocía ese proverbio; tomo debida nota para mi próxima visita al C.I.

    ResponderEliminar
  11. Dª maharani:
    Con su agudeza habitual, ha descubierto la tienda de donde salieron esas prendas. El tal Ben Morris debería consultarla a Vd.
    Coincido con Vd. en que el gato es inocente de los cargos que se le imputan; si se tratara de la desaparición de alguna sardinilla, no estaría tan seguro.

    ResponderEliminar
  12. D. aspirante:
    Estoy de acuerdo con Vd. en el primer caso.
    Su opinión respecto al segundo (el tío de la cara de panoli), pudiera ser, como Vd. dice, una especie de impuesto en especia.
    En cuanto al gato, dudo que a esos animales les guste la ginebra; una caña de cerveza, pudiera ser.

    ResponderEliminar
  13. esas bragas son de los chinos así que no creo que vayan a la poli a reclamar, el sujeto de la foto es un susto a medianoche y no me extraña que siga solterito y enterito (de ahí su inconfesable hobby), y del bicho prefiero no opinar porque me caen mucho mejor los perros y por norma suelo pensar mal de los felinos atravesaos...(nunca deja usted de sorprenderme querido Bwana, buen finde)

    ResponderEliminar
  14. Con respecto al punto nº 1 contestarle que esas bragas no son mías. Yo uso calzoncillos o gallumbos como gusta decir ahora.

    Punto Nº 2. Decir que, en fin, la cara es el espejo del alma. ¡Pobrecillo!

    Y, para terminar, no me cabe la menos duda de que por asuntos como este salió la expresión famosa de:"No le busques los tres pies al gato".

    ¡Miau!, digo Saludos apreciado amigo D. Bwana y demás concurrencia.

    ResponderEliminar
  15. Mister Bwana.debo reconocer que me parto de risa con sus post; y en cuanto al que ha puesto hoy, no se me ocurre otra cosa que, la desaparición se deba a que, dichas prendas tan intimas esten mal lavadas, o con algun desperfecto, y sus propietarias prefieran desacerse de ellas, tirandolas a la basura, lo que aprovecha el muchacho este, para cogerlas, ponerlas a punto y venderlas en el mercadillo, un suponer; en cuanto al caso del alcalde, ya me mosquea mas, porque seguro que cobra impuestos en dinero negro, o en carne, y luego se queda con los precintos, mas que nada, para la contabilidad municipal, y en cuanto al pobre gatito, animal simpatico donde los haya, tiene una explicación, y es que, su anterior dueña, fuera una de esas señoras tan asepticas, que se cambiaba de prenda cada semana, y las dejaba pegadas en la pared, con lo que el pobre gato, tenia que ir detras recogiendolas y metiendolas en la lavadora, animalico¡¡¡.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Dª Maribeluca:
    Tras tantos testimonios, queda probado que las bragas provienen de los chinos; vale.
    El vicio del soltero se explica por sí sólo, efectivamente.
    En cuanto a la opción perro-gato, me inclino por los felinos, que nunca me han mordido (ni siquiera durante mis incursiones en el África occidental). En cambio llevo un par de cicatrices en la pierna, "regalos" de sendos chuchos que ni siquiera me habían sido presentados.
    Esta discrepancia no disminuye un ápice el cariño que le dispenso, por supuesto.

    ResponderEliminar
  17. D. Carlos:
    Ni por asomo he pensado en que esa prenda le perteneciera, ni a ninguna/o de las/los lectores de este blog, que son gente elegante e inteligente.
    Lo de buscarle los tres pies al gato debe haber salido, como Vd. dice, de un caso similar a éste.
    ¡Un buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  18. D. Manuel:
    Me alegro mucho de leer que se ríe de mis posts; es, precisamente, mi objetivo: lograr que la concurrencia se olvide, por un momento, de los disgustos con que nos asaltan diariamente los políticos.
    Sus comentarios sobre la entrada me parecen muy correctos, fruto indudablemente de un análisis pormenorizado; ¡felicitaciones!

    ResponderEliminar