jueves, 15 de septiembre de 2011

LORO SOPLÓN


Un loro que había sido robado reconoce a su dueño en una tienda de mascotas

(de Metro.co.uk)

Un ladrón de mascotas ha sido detenido cuando el loro que había robado, se convierte en su delator.

Hu Feng, que había afanado el pajarraco, lo vendió a una tienda de mascotas que, casualmente, fue visitada por el antiguo propietario del loro.

Cuando el loro vio a su dueño, empezó a pegar gritos para llamar su atención.. Su feliz dueño consiguió el nombre y dirección del ladrón en los registros de la tienda y lo denunció en comisaría.

El propietario del loro, Wang Lu, vecino de Beijing comentó: “El dueño de la tienda no había conseguido hacer hablar al loro, pero en cuanto me vió empezó a soltar todo lo que sabía”.

La policía localizó enseguida al ladrón.

Los loros africanos son objeto de comercio ilegal y suelen venderse por unos 300 euros.

El mes pasado un loro bilingüe, llamado Mittu, fue descubierto viviendo en Inglaterra. Hablaba inglés y Urdu, por haber vivido con dos propietarios.


Lo de que los loros hablan es muy relativo; normalmente no les entiende más que el dueño. Excepcionalmente hay algunos que hablan con bastante claridad, como uno que tenía mi padre. Lo malo es que era bastante indiscreto; había aprendido a decir claramente "Viva España, abajo Franco". Así que había que taparle la jaula y dejarlo en la cocina cuando venía alguna visita que no fuera de confianza.

18 comentarios:

  1. Anónimo15/9/11 8:30

    Ya es raro que esos pajarracos suelten apalabra alguna cuando se necesita pero en el caso del robado le dió por ahí.
    Muy bueno lo del loro de su padre.

    A mí las que más preocupación me causan son las "loras" de comercios y peluquerías ( ahora hay que ir a peluquerías de señoras a cortarse el pelo porque las otras han desaparecido en todas partes.)

    ResponderEliminar
  2. JAJAJAJA vaya con el loro de su señor padre, salió contestatario.

    Pues es que los animales son más listos que la mayoría de los sociatas y es muy difícil engañarles.

    ResponderEliminar
  3. Viendo a ese loro que decía cosas indiscretas tampoco está mal que le salga la vena patriótica a mi hija cuando en pleno paseo por el casco viejo de Bilbao ve una sencilla combinación de colores (que le recuerdan remotamente a esos trapos que queman los guarros) y cerca de un bar de aberchales empieza con toda su gracia a cantar España, España, oeo eo eo

    Quien dijo miedo

    ResponderEliminar
  4. D. Javier:
    Efectivamente, los loros son muy suyos para articular alguna palabra cuando uno quiere. Es curioso que suelten todas las palabrotas que saben cuando hay alguna visita con niños.
    Las peluquerías que llaman "unisex" solo las conocí en una ocasión y me sentí bastante incómodo por no poder participar en el parloteo de las parrot. Ahora voy a una peluquería de chinos que, además de abrir los domingos, es buena y barata.

    ResponderEliminar
  5. D. CAROLVS II:
    Muy buena comparación la que hace con los sociatas. Más que con loros yo los compararía con esos perros cagones que van dejando mierda por donde pasan.

    ResponderEliminar
  6. D. isra:
    ¡Vaya peligro que tiene la niña!
    Supongo que salieron a toda pastilla del centro de facinerosos.

    ResponderEliminar
  7. Qué envidia, loros delatores y loros bilingües. Si roban mi loro lo único que le iban a sacar serían sonidos del teléfono. En 20 años sólo ha aprendido a silbar y a imitar todo tipo de rings.
    Tienen mucho peligro los niños y los loros. Bueno, y también las que dice Tellagorri... qué cognazo.

    ResponderEliminar
  8. El que teníamos en casa decía "Curro, chiquitito, guapo" y "dame la patita"...

    Luego emitía una serie de graznidos horrendos cuando estaba contento porque centrifugaba la lavadora o imitaba nuestras risas cloqueando, con lo cuál nos daba mucha más.

    Pero pese a mis denodados esfuerzos nunca aprendió una palabrota...

    ResponderEliminar
  9. En esta España de nuestros amores, mucho más útil que un loro parlanchín que descubriera a su raptor, sería un faisán cantarín que denunciara al Ministro de Interior que lo obligó a dar un soplo a ETA.

    ResponderEliminar
  10. Los loros y los niños tienen mucho en común: cuando quieres que hablen o canten algo que te há costado montones de ratos perdidos enseñarles, se quedan mudos,pero sueltan en los momentos menos indicados lo que no deben. Este loro de la historia merece toda mi admiración:habló cuando debía.

    ResponderEliminar
  11. En el bar de al lado de casa de un novio que tuve, habia uno que decia constantemente: Zapatero maricón!.

    Que arte tenia el lorito ;)

    ResponderEliminar
  12. Este loro sera supervisor de nubes gemelas, supongo.

    ResponderEliminar
  13. Dª maharani:
    Si su loro ha cumplido los 20 años trátelo con mucho cariño y cuidado, pues se encuentra al final de la tercera edad para esos pajaritos. Supongo que habrá observado que el plumaje del cuello se le ha puesto rojo.
    Dele sopa de ajo a menudo y se lo agradecerá.

    ResponderEliminar
  14. Dª Maribeluca:
    Esos horribles graznidos los suelen emitir cuando sospechan la presencia de alguna lora.
    El hecho de que no sea capaz de soltar tacos es señal inequívoca de que no los escucha en su domicilio. Llévelo Vd. a ver una película española y verá como aprende.

    ResponderEliminar
  15. D. Tio Chinto:
    Coincido con Vd. en que un faisán parlante hubiera sido mucho más útil.

    ResponderEliminar
  16. Dª Maril:
    Efectivamente, el loro de la historia tiene todo el mérito del mundo: habló en el momento requerido. Aunque si llega a tener al lado a alguien que le dijera: "lorito, ahí está tu amo, ¡avísale!", se hubiera quedado más callado que una momia.

    ResponderEliminar
  17. Dª Sandra:
    Desde luego, ese loro era un artista. :)

    ResponderEliminar
  18. D. Zorrete:
    Lo ignoro, pero pudiera ser. Aunque creía que ésa era una afición de ex-primer ministros.

    ResponderEliminar