martes, 27 de abril de 2010

Acontecimientos carcelarios

Examinemos un par de curiosos casos de aficionados a las cárceles:



(1) Un hombre ha sido enviado a prisión después de introducirse ilegalmente en ella.

(de Metro co.uk)

El ex convicto Silvester Jiles ha sido condenado a prisión nuevamente, después de haber estado en la cárcel 15 años y tratar de introducirse en su antigua celda.
El juez ha condenado a Jiles acusado de irrumpir en la prisión del condado de Brevard en Florida y resistirse a la autoridad.
Los funcionarios dicen que apareció en la cárcel tres días después de haber sido puesto en libertad, pidiendo que lo dejaran volver a la celda donde había estado preso por homicidio, alegando que “tenía miedo a la venganza de la familia de su víctima”.
Cuando le dijeron que no podían hacerlo y le recomendaron que informara a la policía de sus temores, Jiles decidió tomar una medida más drástica y saltó una cerca de la prisión, pero fue detenido al tratar de subir a una segunda cerca de alambre de púas y caer al suelo con diversas heridas. Fue entonces cuando la policía lo detuvo y llevó al hospital para curarle.

Se nota que el Silvester se encontraba a gusto en su celda, vestido y alimentado por el gobierno y sin temor a venganzas. Le ha costado algún disgustillo, pero ha conseguido su objetivo, de momento. (A éste lo encierran en la Meco y se pone las botas....)



(2) Ladrones entran en una cárcel para robar a los presos

(de Metro co.uk)

En una de las más emprendedoras actividades criminales de los últimos tiempos, unos ladrones se han introducido en una cárcel holandesa para robar televisores de los prisioneros que estaban fuera de sus celdas. Las autoridades holandesas describen esa cárcel como “un entorno modestamente protegido”.
Un portavoz de ministro de Justicia holandés dice que, durante las últimas semanas, los ladrones han entrado dos veces en la prisión de “mínima seguridad” para “afanar” televisores en las celdas de prisioneros que estaban ausentes con permiso.
La cárcel, sita en la ciudad de Hoorn, a 40 km de Amsterdam, está dedicada a prisioneros que están próximos al final de sus sentencias y que serán integrados en la sociedad. Se les permite disfrutar de permisos de fin de semana, circunstancia que han aprovechado los ladrones.
Los robos sucedieron durante dos fines de semana en marzo y abril.
El portavoz de la fiscalía dijo que no han podido averiguar cómo consiguieron entrar en la cárcel los ladrones y que no se han realizado arrestos todavía.

La noticia no dice si los ladrones afanaron otras cosas, como ordenadores, equipos de alta fidelidad, etc. que parece también están a disposición de los internos. La pachanga resulta que no es exclusiva de las cárceles españolas.

Por otra parte, los ladrones de televisores se sentían respaldados por lo de que "Quien roba a un ladrón tiene.....".

13 comentarios:

  1. Anónimo27/4/10 8:50

    Es que esos que están o han estado en las cárceles, habitualmente no saben hacer nada para ganarse la vida, desde niños.

    Una vez acomoado en una celda ha descubierto que es buen lugar para vivir y les reulta una putada que los echen.

    Los ladrones de televisores no andarán lejos de haber sido o ser carcelarios, o en caso alternativo, son funcionarios que saben quienes no duermen en prisión.

    Como se decía en mis tiempos de estudiante, los lugares en donde más delitos se cometen diariamente es en los JUZGADOS, porque entre sobornos a funcionarios para que muevan expedientes almacenados y prevaricaciones de dictar autos y resoluciones que evitan mojarse a los jueces, son permanentes puntos de infracciones legales.

    ResponderEliminar
  2. Pues es de agradecer que alguien piense en reducir el déficit, nada de juicios, nada de traslados... sólo hay que facilitarles indumentaria.

    Y al hilo del comentario de Tella, me alegra ver que la justicia ha mejorado...

    ResponderEliminar
  3. pues al paso que vamos donde mejor se vive es en la cárcel, con techo, comida y estudios a cargo del contribuyente al que previamente han atracado, desplumado, etc, etc..además hay algunas con piscina cubierta y todo y espectáculos gratuitos...lo malo es que también haya casos como los que se descubren ahora...ahora en serio, un conocido funcionario de prisiones ya me comentó que había muchos problemas con la aplicación de los mandatos de Bibiano en la trena y las primeras que están que trinan contra ella son las funcionarias, que opositaron por unas condiciones y luego se han encontrado otras...

    ResponderEliminar
  4. a)Síndrome de Estocolmo.
    b)Pobrecillos, intentar robar a los presos.

    ResponderEliminar
  5. D. Javier:
    Observo que tiene Vd. una gran opinión sobre carceleros y encarcelados. Las últimas noticias sobre pachangas carcelarias parecen darle la razón.

    ResponderEliminar
  6. Dª Maharani:
    Pues según el enlace que aporta, parece que tiene razón.

    ResponderEliminar
  7. Dª Maribeluca:
    Las ideas que va aportando la Bibi
    son como echar agua en un cesto de mimbre: se escapa todo por los orificios.
    Tiemblo sólo de pensar en su próxima ocurrencia.

    ResponderEliminar
  8. D. mamuma:
    Los ha cualificado Vd. perfectamente.

    ResponderEliminar
  9. Me flipan las historias que cuentas¡¡
    ¿Recuerdas la cancion de: no pares sigue sigue...? Pues eso te digo yo a tí ¡¡

    ResponderEliminar
  10. Como siga así el tema aquí va a haber cola para entrar en la cárcel.
    Sin ir más lejos, acabo de leer esto:
    Un acusado de narcotráfico pide ingresar en prisión para no vivir en la indigencia

    ResponderEliminar
  11. Dª Elena:
    Gracias, seguiré por este camino, mientras pueda.

    ResponderEliminar
  12. Dª Ostra:
    La diferencia entre los que reciben compensación por el paro (hasta que dura, claro) y los presos, es que éstos tienen gratis casa, comida y, de cuando en vez, alguna pachanga.

    ResponderEliminar