jueves, 29 de abril de 2010

Olfateo


Identifican el primer olor capaz de alterar la esperanza de vida

(de El Mundo)

Las neuronas cuya función es detectar el CO2 aceleran el envejecimiento

Según un estudio, los insectos privados de capacidad olfativa viven más tiempo

El olor del CO2 puede alterar la esperanza de vida en las moscas de la fruta. Los insectos que no pueden olerlo viven más tiempo. Son las conclusiones a las que han llegado investigadores de las universidades de Michigan, Houston y el Colegio de Medicina Baylor en Estados Unidos, y que publica la revista digital 'PLoS Biology'. (¡Qué perra tiene esta gente en compararnos con las moscas!)

Los científicos han utilizado técnicas de genética molecular y manipulaciones ambientales y conductuales para identificar el dióxido de carbono (CO2) como el primer componente de olor definido capaz de cambiar la fisiología y afectar al envejecimiento. De alguna manera aún desconocida, las aproximadamente 50 neuronas cuyo principal cometido es detectar el CO2 son capaces de instigar cambios que aceleran el envejecimiento en el organismo. (Por la capacidad que tengo de captar los aromas del personal en transporte público, me temo que voy a durar poco)

Las moscas que no pueden oler el CO2 viven más tiempo que aquellas con capacidades olfativas normales. Además, estas moscas también son resistentes al estrés y tienen más grasa corporal. Para muchos insectos, entre ellos las moscas de la fruta, el CO2 representa un olor importante que indica la presencia de alimento o vecinos con problemas. (¿Grasa en las moscas? Como no sea la que se han untado en mi mantequilla...)

La investigación reciente en modelos animales y humanos ha mostrado que las experiencias sensoriales pueden tener un amplio impacto en características asociadas a la salud como el rendimiento atlético, la diabetes tipo dos y el envejecimiento. (¡Ahora entiendo por qué hay atletas tan buenos/as! Deben de sufrir anosmia)

La percepción sensorial tiene un impacto sobre el envejecimiento en especies que están separadas por millones de años de evolución, lo que sugiere que efectos similares podrían observarse en humanos. Si esto fuera así, apuntan los autores, un programa inteligente de experiencia perceptiva controlada podría ser la base de un simple pero potente programa de prevención de enfermedades y envejecimiento saludable. (¿No se tratará, simplemente, de taparse las narices?)

Me estoy temiendo que ZP y sus adláteres estén privados de capacidad olfativa y, como resultado, vamos a tener que soportarlos "per secula seculorum".

14 comentarios:

  1. Anónimo29/4/10 8:42

    Aunque no me creo nada de lo que dicen esos señores autodenominado "científicos" ( no tendrán cosas más importantes que investigar que si las moscas huelen o no), la teoria viene a demostrar algo que ya sospechabamos.

    Que cuanto menos capacidad tengas de oler, ver, oir y hablar, mucho más tiempo vives porque no te afectan los problemas de nada.

    El siguiente paso será descubrir que los extirpados de cerebro son los que más años viven.

    ResponderEliminar
  2. Y si la nariz la metes directamente en el culo duras todavía menos.

    Tantos años de estudio para esto, casi mejor que se metan a políticos, hacen el mismo ridículo pero se forran.

    ResponderEliminar
  3. no quiero ni pensar los años debida que me han debido quitar unos primos mios que hacían alardes después de comer alubias..les voy a pedir daños y perjuicios ¿de la visión no dice nada? porque ver a las vices y a Pepiño todos los dias pasa factura fijo...

    ResponderEliminar
  4. de vida obviamente...estas prisas, sorry

    ResponderEliminar
  5. El caso es echarle la culpa al co2 como sea.

    (yo pensaba que la esperanza de vida de las moscas se alteraba por oler Raid)

    ResponderEliminar
  6. D. Javier:
    Totalmente de acuerdo; fijarse en el efecto mortal de ver y oir a la Lerelei hablando en vascuence.

    ResponderEliminar
  7. D. isra:
    Es mejor oler las cosas a una distancia razonable pues, de lo contrario, puede sacar uno la naríz muy deteriorada. Yo confío en que nuestros ilustres mandatarios tengan un olfato de mastín.

    ResponderEliminar
  8. Dª Maribeluca:
    De la visión parece que aún no se han ocupado. Como sugiere, deben ser de un efecto maligno para los que osan contemplarles. No digamos lo que le puede pasar al que se haya tragado la exposición trilingual de la Lerelei, ¡de infarto! Por si acaso me he limitado a leer la noticia.

    ResponderEliminar
  9. Dª Maribeluca:
    Las prisas y el posible efecto de hablar de esos personajes.

    ResponderEliminar
  10. Dª Maharani:
    Yo también pensaba que el raid las dejaba turulatas, pero son invencibles y cada verano regresan corregidas y aumentadas.

    ResponderEliminar
  11. Que manía con investigar cosas raras, y es verdad, siempre con moscas. Si yo fuera una de ellas montaría un sindicato o algo :p

    Un bico

    ResponderEliminar
  12. Y estos que sobreviven a basse de subvenciones con investigaciones inútiles han averiguado cuánto vive la mosca cojonera hispánica?
    NO!
    Pues en ese caso el estudio no sirve de nada.

    ResponderEliminar
  13. Dª Tuxina:
    Ni le cuento lo que investigan en otros bichos; han descubierto un montón de guarradas en uno que no quiero ni mencionar, solo diré que se arrastra.¡Aggjj!

    ResponderEliminar
  14. D. aspirante:
    Lleva razón, la mosca cojonera hubiera resultado la clave para resolver el misterio. ¡Vaya fallo!

    ResponderEliminar