lunes, 28 de octubre de 2013

NO SON FOTOS, AUNQUE LO PAREZCA

LA EXTRAORDINARIA PINTURA AL PASTEL DE RUBÉN BELLOSO.
(de foromuseos.es)

Rubén Belloso nació en Sevilla en 1986. Licenciado en Bellas Artes en la especialidad de pintura, ha sido galardonado con diversos reconocimientos universitarios como son; el Premio mejor expediente Facultad de Bellas Artes de Sevilla, 2010. Premio Extraordinario Fin de Carrera Facultad de Bellas Artes de Sevilla, 2009/2010. Premio Universitario "Real Maestranza de Caballería de Sevilla” 2009/2010, y el Premio Excmo. Ayuntamiento de Sevilla 2011.


En el terreno expositivo ha realizado multitud de muestras colectivas, tanto nacionales como internacionales, individualmente en salas de Italia, España y Portugal. Ha recibido varios premios en los que destacan El 1er premio Girault en la I Bienal internacional de la pintura al pastel en España y el 1er Galardón Juan Robles a la Cultura en los jóvenes valores 2010.


Desde 2011 ha estado residiendo largas temporadas en Italia donde ha expuesto habitualmente, impartiendo, además, cursos de pastel. En Roma, tuvo el honor de exponer su obra junto a grandes maestros de la historia del arte como Ernst Ludwig Kirchner o André Derain.


A ésto le llamo yo pintar y no las mamarrachadas que hacen algunos conocidos artistas, amparados en la estúpida creencia de que, emborronar lienzos, tiene un significado espiritual solo accesible al experto. 
¡Bravo por Rubén Belloso!

12 comentarios:

  1. Lo voy a tener en cuenta, a RUBEN BELLOSO, porque esa es la pintura que me gusta y que hacían Velazquez y Goya. El último cuadro que nos pone es sensacional.

    El único problema que crean estos artístas es que dejan sin comisiones a los INTERPRETES del Arte Moderno. Para poder saber lo que quiere decir un cuadro de Arte Moderno se precisa, forzosamente, de un CRÍTICO INTERPRETE que nos diga lo que significa.
    Mandemos a esos interpretes a la Moncloa a que interpreten al Segundo Gran Bobo y sepamos que significa cuando dice que : "No voy a .......".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos intérpretes o críticos de arte se han quedado extasiados, al igual,l con una pintura de Miró o con un cuadro pintado por un perro con la cola, si creen que éste es obra de un pintor famoso.
      En cuanto Dalí y Picaso los calaron, empezaron a pintar paparruchas y los críticos se volvían locos de placer.

      Eliminar
  2. Es impresionante. Le quita objeto a la teoría que dice que el impresionismo y el resto de vanguardismos surgieron porque la fotografía le quitaba razón de ser a la pintura. O no. En cualquier caso me sorprenden mucho estos cuadros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verdad, son asombrosos. Ignoro si la pintura al pastel tiene un sitio en el Museo del Prado, pero se lo merece.

      Eliminar
  3. Este artista "pastelero" sevillano, del cual conocía solo la primera pintura, no en vano ha ganado tantos premios y sus trabajos causan admiración. Debo inferir por su comentario, que entonces no comparte la obra, por ejemplo, de Salvador Dalí?...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Dalí pintó muchas tonterías para satisfacer s los "entendidos" y ganar buena pasta, pero sabía pintar muy bien; basta ver su Cristo en la cruz.

      Eliminar
  4. Solo puedo decir: ¡ Asombroso !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ha sido muy expresivo, amigo Mamuma

      Eliminar
  5. Relativicemos su mérito (que lo tiene) , yo consigo lo mismo con un boli BIC punta fina (no sólo esos detalles sino toda la gama cromática).

    De todos modos, me parecen unos pasteles un poco raros, yo prefiero la Sacher... o una selva negra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya conocía sus habilidades artísticas, pero me ha sorprendido su dominio del BIC. No puedo menos que felicitarle.
      Sin negar la categoría de los pasteles que menciona, yo prefiero elTiramisúc.

      Eliminar
  6. En el Museo del Prado, que yo conozca, hay dos grandes pintores al pastel. Uno es el veneciano Lorenzo Tiepolo, siendo los mas significativos, los pasteles con los retratos de los cuatro hijos de Carlos III. El otro es el parisino Hubert Drouais,siendo uno de los mas llamativos: "El delfín Luis de Borbón". Ambos pintores son del siglo 18.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la información, Dª Lucrecia; iré a verlos en cuanto tenga ocasión. Desde la exposición de Sorolla, hace un par de años, no he vuelto por allí.

      Eliminar